OSO. Y mientras unos ya no quieren queso, otros están pensando en regresar a la ratonera, como el exgobernador de Coahuila, Humberto Moreira, quien analiza la posibilidad de buscar un puesto de elección popular. Sin que la deuda del estado que gobernó sea un problema para él, afirmó que quiere una alcaldía o una curul.

PAYASO ALEGRE. El gobernador Roberto Borge mostró la cara amigable de Quintana Roo y hasta ofreció su casa para que se notara que en México sí sabemos tratar a las visitas… Claro que no fue a cualquier visitante, sino a la actriz Sofía Vergara. Resulta que cuando el Mandatario estatal se enteró de que la actriz llegaría a Cancún para festejar su cumpleaños, ni tardo ni perezoso fue a recibirla y la invitó a su casa de gobierno, donde se tomó varias fotos que no tardaron ni un suspiro en llegar a la prensa. Si así fuera con todas las visitas...

FIERAS. Se ponen dignos. Ahora resulta que en Michoacán Los Caballeros Templarios exigen que los medios de comunicación respeten a Nazario Moreno y no le anden diciendo que era narco ni asesino. En un mensaje que dejaron en la vía pública, afirman que para la organización delincuencial Moreno no era delincuente y menos capo, sino que era un líder activista. En el mensaje se conmina a los reporteros a hacer una investigación verdadera y objetiva antes de aprovecharse del dolor que les ha dejado la muerte de su líder. ‘Ora resulta.

INTERMEDIO. Está viendo la puerta. El senador Santiago Creel está desencantado del Partido Acción Nacional y considera volver a la abogacía si no se lleva a cabo una renovación seria y de fondo al interior del partido blanquiazul. Mientras deshoja la margarita, insistió en que Acción Nacional necesita hacer una autocrítica rigurosa. Afirmó que el PAN tiene un ideario para la transición democrática y lamentó no haber puesto orden entre los grupos de interés cuando tuvieron oportunidad. ¡Lástima, Santiaguito!

ELEFANTE EN PELOTA. La tienda Soriana no ve la suya y ahora la sucursal ubicada en la estación Buenavista del Tren Suburbano fue escenario de una protesta. Por alrededor de 20 minutos, un grupo de inconformes exigió la anulación de la elección presidencial y le reclamaron al corporativo su supuesta participación en la compra de votos. Al grito de Soriana, entiende, la patria no se vende , los manifestantes acompañaron el ingreso de los clientes que se atrevieron a cruzar el umbral.

fuentes@eleconomista.com.mx