PAYASOS. A propósito de corrientes. El presidente Felipe Calderón aceptó que sí hubo incremento de gasto corriente durante su administración. Eso sí, aclaró que fue para robustecer las filas de enfermeras, policías y maestros, no para engrosar el gasto burocrático, llamado así despectivamente, dijo.

REDOBLE. El pez por la boca muere. El Instituto Federal Electoral envió un folletín algo descuidado a los mexicanos residentes en el extranjero inscritos en la lista de electores registrados. Es de llamar la atención que en la última línea del primer párrafo del espacio dedicado al candidato de la izquierda, Andrés Manuel López Obrador, el texto del documento oficial dice: Tras el fraude electoral del 2 de julio del 2006 impugna la elección... ¿Cómo? ¿Sí hubo fraude o nadie revisó el folleto? ¿Me lo pueden explicar? Uhm...

JAULA. Mal ejemplo tomó el gobernador de Sinaloa, Mario López Valdés, mejor conocido como Malova, pues dijo que, igual que en el caso de Florence Cassez, su gobierno nada puede hacer respecto de la pena de muerte con la que sentenciaron a tres hermanos sinaloenses, Luis Alfonso, José Regino y Simón González Villarreal por narcotráfico, en Malasia. Aunque el ombudsman nacional repudió la sentencia y pidió que se refuerce la asistencia consular, Malova dijo que sólo queda respetar las leyes de aquél país.

BURLÓN. Engañados. Mónica Arriola, hija de Elba Esther Gordillo, dirigente del SNTE, desmintió que su madre colocara ayer en Twitter (@ElbaEstherG_) un tweet dirigido a Josefina Vázquez Mota y a Andrés Manuel López Obrador. Ayer por la tarde, supuestamente, la dirigente escribió: Solamente le digo a quien dice ‘Adiós, Elba’ que hay Elba Esther para mucho tiempo. Quien se debe despedir es otra , y antes de dicho tweet dedicó uno a la periodista Denise Dresser diciéndole: Le deseo lo mejor aunque ella haya deseado que deje yo este mundo . ¡Ops!

INTERMEDIO. Lo que trajo la marea. De buen humor están los asistentes a la 75 Convención Bancaria. El gobernador de Guerrero, Ángel Aguirre Rivero, dijo que las playas de Acapulco tienen aguas limpias aunque, aceptó, una que otra agua mala . Eso sí, no vaya a ser, aclaró que espera que el bicho no sea del orden político. Su broma desató la risa de los inversionistas e incluso el presidente Felipe Calderón soltó una sonora carcajada. Ah, tan simpáticos y risueños nuestros políticos...

[email protected]