ALTAVOZ. El concierto de Paul McCartney empezó medio desafinado y es que un grupo colocó una manta del candidato priísta a la Presidencia en el balcón de un hotel de la zona, lo que suscitó una rechifla y gritos de apoyo a Andrés Manuel López Obrador. La gritería obligó a retirar el chistecito.

ENANOS. ¡Soy tan hermoso, ya lo sé! Ocho, ocho, ocho, Mancera es un bizcocho , ¡Sí soy mamá, pero que sea por ti! , le gritaban a Miguel Ángel Mancera, candidato de las izquierdas al GDF durante el festejo del Día de las Madres en Azcapotzalco. El exprocurador posteriormente se fue al Centro Histórico, donde entregó rosas a las madres y recibió besos y más piropos. Ancho, ancho, después se fue a seguir con la agenda del día, eso sí, después de los apapachos, seguro pensaba: Debe ser difícil tenerme y después perderme .

PAYASOS. No gana uno para sustos. Clemente Castañeda, coordinador de la campaña del candidato a la gubernatura de Jalisco por Movimiento Ciudadano, Enrique Alfaro, denunció ante la Procuraduría estatal las amenazas de muerte que recibió. Castañeda explicó que a las 10 de la mañana encontraron afuera de su domicilio una bolsa que contenía la cabeza de un perro con un mensaje intimidatorio. Por ello, llamó a la policía de Zapopan y al MP, que iniciaron la indagatoria correspondiente. Eso sí, no deja la campaña. Échenle porras.

SERPIENTE. En Ecatepec, los perredistas quieren tomar el control de la pista municipal, pero no se ponen de acuerdo sobre el candidato, especialmente porque ven la mano de José Luis Gutiérrez Cureño tan negra –dicen sus adversarios– como la Santa Muerte. A pesar de la encuesta y demás mecanismos para elegir al abanderado del sol azteca, hay quienes dicen que puede recurrir a la Niña Blanca para quitarse los puntos negativos que tiene, como los 300 millones de pesos que no ha podido comprobar ante el órgano superior de fiscalización.

REDOBLE. Regando cadáveres... Julia Orayen ha dejado a más de uno fuera de combate. No sólo puso en evidencia al candidato del Panal, que no pudo dejar de mirarle el derrière, también, al entrevistador Carlos Puig, quien se puso más nervioso que quinceañera antes del vals. Ahora Jesús Tapia se suma a la lista de víctimas, porque el productor independiente decidió renunciar a encargarse del próximo debate tras la polémica que desató el escote. ¡Ju-Ju-Julia, qué tremenda estás!

fuentes@eleconomista.com.mx