TRISTE. Algo pasa en el equipo de Enrique Peña Nieto, pues se habían acordado dos encuentros en Hermosillo, pero de repente se canceló la reunión con jóvenes que se llevaría a cabo en el Salón Partenón del Hotel San Ángel y sólo quedó el encuentro con la estructura priísta en el estado. ¿Desorganización o inseguridad?

GRITÓN. En plena veda electoral para los funcionarios, el presidente Felipe Calderón pensó que nadie lo escuchaba y aprovechó su gira a Washington para presumir que se ha multiplicado por seis el presupuesto del Seguro Popular y casi se alcanza la cobertura universal de salud en México. Lo dijo frente al presidente de EU, Barack Obama, y el primer ministro de Canadá, Stephen Harper; falta ver qué dicen las autoridades electorales si alguien se queja por la afirmación. Es que se les olvidan las supercarreteras de la información.

PUMA. Por cierto que Josefina Vázquez Mota le dio un susto a su equipo cuando se mareó en pleno encuentro de seguridad con Alejandro Martí. Su equipo intentó justificar el mareo diciendo que la blanquiazul tiene gripe y que estuvo expuesta a un sol muy fuerte en Hidalgo. Ella, en entrevista radiofónica, aseguró que la presión se le bajó porque tuvo que echarse una carrerita a las comunidades de la Huasteca y regresar al DF. Eso sí, para que no vayan quedando dudas, la candidata aclaró que sí está acostumbrada a ritmos intensos.

TRAPECISTAS. Los presidenciables todavía no terminan la agenda. Javier Sicilia, líder del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad, les recuerda que los espera en el Alcázar del Castillo de Chapultepec. En el marco del aniversario del movimiento, Sicilia dijo que los cuatro aspirantes deberán demostrar que realmente tomarán el camino de la nación. Que lo hagan juntos, no separados, porque la actitud que están tomando, sus luchas y sus patadas por debajo del agua, es la contaminación del crimen por otros medios , dijo.

HUMO. A Chilpancingo ya no le duele lo duro, sino lo tupido. El sismo de 6 grados Richter de ayer agravó las fracturas de las torres de la catedral en la capital de Guerrero. Además, el movimiento provocó el temor entre los burócratas y mandó a una persona al hospital, presa de una crisis nerviosa. Marco César Mallares, director de Protección Civil municipal, detalló que no se reportaron daños en casas ni en edificios públicos, pero que la torre izquierda del Templo de la Asunción de María sí va a necesitar un milagro.

[email protected]