LUCES. Además de las redes sociales, a los panistas les está gustan-?do subir fotos a Internet. Ayer, el presidente Calderón y la aspirante Josefina Vázquez Mota abrieron sus respectivas cuentas de Instagram. Es que no se trata de hacerlo así nomás, sino con estilo, y por eso eligieron la herramienta para teléfonos de la manzanita.

ALTAVOZ. El piso se le movió a Marcelo Ebrard, jefe del GDF, quien presumió la atención brindada a Raúl Fernando Zulaica, el chofer de microbús que sintió que el cielo le caía encima cuando su unidad fue aplastada por un puente durante el temblor del martes. Pero el afectado habló en W Radio y dijo que en el hospital tuvo que esperar horas al doctor sólo para que le dijera que no tenía nada. Como a él le dolía mucho la cabeza e incluso comenzó a convulsionarse, su esposa lo llevó a otro hospital. Ahí le diagnosticaron inflamación cerebral.

PAYASOS. Por segundo día, militantes priístas dieron su respaldo al virtual candidato de las izquierdas a la ciudad, Miguel Ángel Mancera, e hicieron a un lado a la abanderada del tricolor, Beatriz Paredes. Ahora, el exprocurador Ignacio Morales Lechuga declaró: Es un reconocimiento y tiene un respaldo para las personas bien nacidas y con un excelente desempeño, como tuvo Mancera. Mi voto es secreto, pero mi simpatía plena la tiene él. Beatriz Paredes es mi amiga, pero ustedes saben mejor que yo por dónde soplan los vientos .

REDOBLE. La Conferencia del Episcopado Mexicano está tan emocionada por la visita del Papa que se confunde. El secretario general, Víctor René Rodríguez, reiteró que no hay tiempo para que Benedicto XVI se reúna con la Red de Sobrevivientes de Abusos Sexuales de Sacerdotes. Dijo que no es que resten importancia al tema, pero prefirieron aprovechar mejor el tiempo del Pontífice. Agregó que nunca recibieron una petición de los sobrevivientes, a pesar de que la hicieron llegar el 16 de marzo, según Joaquín Aguilar, dirigente de los sobrevivientes.

SERPIENTE. A propósito de atención médica y microbuses. Dos niños, hijos de otro chofer, resultaron lesionados cuando su unidad chocó contra tres autos que encontró en el camino que recorría a exceso de velocidad y copas de más por la calzada Rojo Gómez. Los testigos dijeron que el chofer venía peleando con el conductor de un auto particular y aceleró hasta topar con otros autos. Lo malo es que los niños salieron heridos; lo peor es que los llevaron desde Iztapalapa hasta el hospital de Legaria. Uhm.

[email protected]