LUPA. El miedo no anda en burro. Ayer, Miguel Ángel Mancera, suspirante de las izquierdas al GDF, mejor no fue a jugar. El exprocurador canceló su asistencia al partido de beisbol entre Diablos Rojos y la Liga de Beisbol Centropolitana. Es que esta novena llevaba el ángel del gobierno local en su logotipo.

REDOBLE. Como digo una cosa, digo otra. Apenas el lunes en la noche se reunieron el presidente Felipe Calderón y el líder del PRI en Los Pinos, y el martes los tricolores dejaron de acusar mano presidencial en la contienda electoral. El priísta Fausto Vallejo siguió la línea. En la primera reunión del Gobernador de Michoacán con el Jefe del Ejecutivo federal, Vallejo dijo que la relación es cordial, institucional y de respeto… Y eso que Calderón afirmó que en los comicios de su natal Michoacán hubo presión del crimen organizado.

GLOBOS. Y siguen las consecuencias. En el Estado de México, El Coqueto cobró una víctima más: el procurador Alfredo Castillo cesó al encargado de la Comisaría General de la Policía Ministerial, Enrique Domínguez. En un comunicado se informó que la medida era una instrucción del Gobernador para facilitar las investigaciones y determinar si entre sus servidores públicos existen más presuntos responsables en la fuga del detenido. Parece que a Eruviel se le olvidó que le pedían una renuncia, sí, pero la de Castillo...

MALETA. Se ponen rudos. El vicecoordinador del PAN en San Lázaro, Carlos Alberto Pérez, informó que la Jucopo llamará a comparecer al secretario de la Función Pública, Rafael Morgan Ríos, el 7 de marzo ante el pleno. Dicen que quieren explicaciones sobre las observaciones de la ASF en la Cuenta Pública 2010, pues no se cumplen los indicadores en la revisión del desempeño de las entidades públicas. Para abrir boca, le van a dar 15 minutos; luego los grupos parlamentarios darán sus posicionamientos y habrá tres rondas de preguntas.

ALTAVOZ. No pasarán. El Jefe de Gobierno del Distrito Federal descartó la presencia del Ejército el 1 de julio. Muy gallito, Marcelo Ebrard dijo que no tenemos en la ciudad de México esa necesidad y recordó que la policía local tiene más de 80,000 elementos. Luego de participar en la sesión del Consejo Nacional de Seguridad, habló del convenio para proteger los comicios y dijo que no tiene nada nuevo. Es útil y es lo que la ley dice. Es lo que tenemos que cumplir . Sonó un poco amargado, ¿no?

fuentes@eleconomista.com.mx