GLOBOS. Que siempre no. El presidente Felipe Calderón canceló su asistencia al congreso de seguridad que organiza México Unido Contra la Delincuencia. Aunque estaba programado que el Mandatario inaugurara el encuentro, la Presidencia se disculpó y avisó, la noche anterior, que mejor empezaran sin él.

ALTAVOZ. Le tengo dos noticias, una buena y una mala, al menos para la abanderada presidencial del PAN. Resulta que Josefina Vázquez Mota no sabe si reír o llorar después de conocerse los resultados de una encuesta. La buena noticia para ella es que, de acuerdo con el sondeo, a 72% de los mexicanos le gustaría ver a una mujer en la Presidencia; la mala es que sólo 29% de los encuestados cree que la candidata blanquiazul tiene muchas posibilidades de ganar el 1 de julio. Otro 48% respondió que sus posibilidades son regulares . El tiempo dirá.

PAYASOS. De lengua me como un taco . El gobierno de Tabasco prometió transparencia, equidad y respeto durante el proceso electoral. Pero solo no puedo, aseguró Andrés Granier Melo, gobernador del estado, así que los actores políticos y los partidos tendrán que poner de su parte. Y ahí es donde la puerca torció el rabo , porque todos se quedaron callados. Sólo el panista Gerardo Priego Tapia dijo que quienes compitan por la gubernatura deberán someterse a pruebas sobre su propia legalidad. Así ya no juego.

INTERMEDIO. Conflictos espirituales. La visita del presidente Felipe Calderón a Aguascalientes tomó tintes religiosos. Primero, el gobernador Carlos Lozano dijo que el tanque entregado por el Mandatario es agua bendita , comentario que lo único que provocó fue un profundo silencio. Después, una mujer de la tercera edad le dijo a Felipe Calderón Hinojosa que ojalá se fuera al cielo con todo y zapatos. El Presidente rió y dijo que lo veía difícil, aunque lo de los zapatos era lo de menos. Ahora sí que hasta las arpas se desafinaron.

APLAUSOS. Se ve muy azul y no tiene nada que ver con partidos. El nuncio apostólico Christophe Pierre descartó que la visita del Papa a fines de marzo responda a algún interés político, aunque esté tan cerca de las elecciones presidenciales. Benedicto XVI no tiene miedo de venir a México , aseguró el nuncio apostólico, al tiempo que confió en que la presencia del líder de la Iglesia Católica en el país sea una llamada fuerte para acabar con la violencia . Y sonó música celestial.

[email protected]