BÚSQUEDA. ¡Quieta fiera! El empresario Miguel Sacal realizó un sorprendente acto de control ante el Juzgado que lo requería tras haber expedido una orden de aprehensión por incumplimiento de sus obligaciones procesales. El muy astuto apareció con las manos llenas, pues llevaba un amparo para evitar su detención.

FIERA. Entre la comedia y el drama. Cada quien con su cada cual, dijo Cristina Díaz, secretaria general del PRI, tras asegurar que la inseguridad se acabará cuando los órganos encargados de la justicia regresen a trabajar y dejen de fungir como muñequitos electorales transformados en instrumentos de los partidos. El CEN priísta reprobó la persecución política y dijo que en la democracia mexicana esas conductas son inadmisibles. Entre todo, negó que el dinero de Veracruz asegurado tuviera como destinatario a su precandidato.

LEÓN. Se alborotaron. La jaula de aspirantes del Partido de la Revolución Democrática a las jefaturas delegacionales afines al grupo marcelista se puso rejega y exigió que la elección interna sea primero por acuerdo político y después por encuestas. Esto, contrariando a los bejaranistas, argumentaron que los candidatos deben tener el mejor proyecto y no la mayor popularidad. A pesar de las divisiones, el perredista Armando Ríos Piter dijo que no hay choque de trenes . Uhm, ¿estaría pensando en el carro completo?

PELOTA. El representante de Ernesto Cordero ante la CNE panista, Fernando Pérez Doval, condenó la guerra sucia contra Josefina Vázquez Mota, al tiempo que negó que Cordero sea un patán o que haya tenido algo que ver con el espionaje a la aspirante. Yo creo que si hay una persona que tiene gran calidad humana es Ernesto Cordero , dijo. Aseguró que sólo el CEN puede procesar quejas y que cuando se ha atacado a Josefina ha sido con las pruebas en la mano y ante el Comité de su partido. La sangre blanquiazul no les quita lo peleoneros...

PAYASOS. Ahora lo ves, ahora no lo ves. La carpa electoral guerrerense dará tremenda función sorpresa. Y es que resulta que el 18 de diciembre pasado inició auditorías sin avisar a las casas de campaña de los precandidatos. El objetivo de las visitas inesperadas es contar con elementos para medir los topes de campaña. Lo malo, algo tenía que haber, es que no nos van a decir si alguien se está brincando las trancas del dinero. Eso será objeto de análisis al término del proceso , explican. ¿Entonces?

fuentes@eleconomista.com.mx