Tigre

Andrés Manuel López Obrador instruyó a su próximo gabinete a arrastrar el lápiz ya, para saber montos presupuestales y tiempos de ejecución de cada una de sus propuestas de campaña, pues no quiere llegar a improvisar. Les adelantó que no utilizará el fondo de 150 millones de pesos que tiene a su disposición para la transición.

Payaso triste

Senadores y diputados de los partidos que serán oposición en la próxima Legislatura señalaron la necesidad de que existan contrapesos al nuevo gobierno de Andrés Manuel López Obrador. El senador Javier Lozano Alarcón opinó que “al no haber contrapesos, entonces se puede caer en una tentación autoritaria y eso no es bueno para la República”. A su vez, Agustín Basave Benítez, diputado federal y exdirigente nacional del PRD, consideró que “cuando no hay contrapesos la tentación autoritaria siempre está presente”.

Enanos

Integrantes de la corriente Democracia Interna del PRI, en voz del exgobernador de Oaxaca, Ulises Ruiz, culparon de la derrota priista al presidente Enrique Peña Nieto y a los funcionarios de su círculo cercano. En una carta dirigida a René Juárez, presidente del CEN del PRI, pidieron la renuncia inmediata de todo el comité nacional y llamaron a elegir una nueva dirigencia. Optimistas, sin embargo, comunicaron que “no hay mal que por bien no venga”; “esta derrota nos otorga la posibilidad de recuperarnos, de resurgir, de reconstruirnos”.

Equilibrista

La dirigente nacional de Morena, Yeidckol Polevnsky, afirmó que buscarán tender lazos con los gobiernos estatales y los presidentes municipales para trabajar de manera conjunta en favor de México. La líder de la formación ganadora en las elecciones aseguró: “Nosotros sí vamos a tender lazos, por supuesto, hacia los gobiernos estatales, hacia los presidentes municipales, para trabajar conjuntamente, porque nosotros vamos a trabajar por México, no vamos a trabajar con sinvergüenzas, eso sí que no”.

Estrellas

El sacerdote Alejandro Solalinde, al ser cuestionado sobre si aceptaría la titularidad de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos,  respondió: “Aceptaría con gusto; yo no creo en el poder, ni creo en el dinero, yo creo que todo es un servicio”. Entrevistado previo a ingresar a la reunión con Andrés Manuel López Obrador, manifestó que el sueldo que obtendría en dicho cargo “no lo tocaría, yo eso lo quiero para los pobres, pero no como dádiva, sino yo lo invertiría en proyectos productivos”.

fuentes@eleconomista.com.mx