Payaso triste

El vocero del Gobierno de la República, Eduardo Sánchez, aseguró que las campañas electorales están llenas de ruido y poco se escuchan las propuestas, esto por el predominio de descalificaciones y fake news. Afirmó que “a veces lo que cada candidato tiene que proponer queda en último término”. ¿Será?

Campanas

Panistas de viejo cuño, ante la abrumadora ventaja de Andrés Manuel López Obrador, cerraron filas con su candidato presidencial, Ricardo Anaya, y emprendieron una campaña contra el “mesianismo desgarrador” que se cierne sobre nuestra democracia. Entre los firmantes de una carta abierta a los mexicanos figuran: los exgobernadores Ernesto Ruffo, Francisco Barrio, Carlos Medina Plascencia, Ignacio Loyola, Patricio Patrón Laviada, Ana Teresa Aranda, Teresa García de Madero, Manuel Gómez Morín, entre otros ilustres blanquiazules.

Trapecista atrevido

Mientras que Alejandra Barrales, candidata a la Jefatura de Gobierno de la CDMX, se enfrasca con su rival Claudia Sheinbaum y la llama Chimoltrufia porque, según ella, la morenista dijo que no creía que hubiera narcotráfico en Tláhuac y luego dijo que sí, el candidato del PRI, Mikel Arriola, efectista, acudió al Instituto Latinoamericano de Poligrafía para realizar la prueba del polígrafo y así demostrar su honestidad. El vaso puede verse medio lleno o medio vacío. Su calificación fue de 80% honesto o de 20% deshonesto. Escoja.

Hombre fuerte

A Ricardo Anaya le fue muy bien en la Ibero Santa Fe. Salió de la universidad entre vítores de ¡Anaya, presidente!, acompañado por el rector jesuita David Fernández. El candidato frentista agradeció a la institución y a los jóvenes mediante un tuit rubricado con el hashtag #SinMiedoALaIbero.

Hoy será el maratón de candidatos a la Jefatura de Gobierno desde las 11 de la mañana con media hora para cada uno y el jueves 7 de junio, recibirán a Jaime Rodríguez, el Bronco, a las 11 de la mañana. Meade y López Obrador, los grandes ausentes.

Tigre

Con un abrazo y una plática sobre beisbol, el empresario Claudio X. González Laporte, presidente de Kimberly Clark, y el candidato Andrés Manuel López Obrador amilanaron sus diferencias y los dardos de fuego. El abrazo de Acatempan ocurrió durante la reunión de los dueños de las empresas más importantes del país con el tabasqueño. A pesar de las cantadas diferencias, los empresarios y AMLO encontraron un punto de unión: México requiere más inversión y más empleos, expuso González.

fuentes@eleconomista.com.mx