El pasado martes, analistas y mercados estuvieron atentos al anuncio de política del Comité de Mercados de la Reserva Federal (Fed) en busca de pistas sobre el estado de la economía en Estados Unidos y futuras acciones de política monetaria.

¿Está la economía fortaleciéndose? ¿Será necesario lanzar un nuevo paquete de Relajamiento Cuantitativo (QE3) u otro tipo de política no estándar? La respuesta a la primera pregunta es sí, pero la recuperación todavía está lejos, naturalmente no se respondió explícitamente la segunda pregunta, dejando sobre la mesa todas las opciones. Sin embargo, todo indica que no habrá un QE3, cuando termine en junio la Operation Twist, la Fed entrará en un periodo de espera.

La información oportuna apunta hacia el optimismo. La economía crece moderadamente, el gasto de hogares y de las empresas está creciendo, repunta el empleo y se reduce gradualmente el desempleo, pero sigue siendo demasiado elevado, la inflación es superior a la meta (2%) y aumentará en el corto plazo debido a la alza de precio de la gasolina, pero pronto volverá a estar debajo de la meta, limitada por las condiciones de exceso de capacidad en la economía y por expectativas estables de inflación de mediano plazo. El sector de bienes raíces sigue sumido en depresión.

La Fed juzga que para cumplir su mandato doble de inflación baja y máximo empleo será necesario mantener la tasa de interés de política baja (0-0.25%) hasta finales del 2014. Se decidió seguir con la Operation Twist orientada a elevar la duración de los bonos de Tesoro en su hoja de balance, y continuar reinvirtiendo en bonos hipotecarios y del Tesoro los cupones y pagos de principal de los bonos en el balance. El Comité, dijo, seguirá monitoreando la marcha de la economía y ajustará la postura de la política monetaria a las circunstancias si fuera necesario para alcanzar su mandato.

El mercado de trabajo va por buen camino pero está muy lejos de regresar a condiciones de normalidad. En los últimos cuatro meses se han creado en promedio 222,000 plazas, suficientes para reducir la tasa de desempleo a 8.3 desde 8.9% en octubre, pero esta disminución en parte fue resultado una reducción no deseada en la tasa de participación de la fuerza laboral, la proporción de población en edad de trabajar que busca trabajo, fenómeno que deberá revertirse pronto.

Si para entonces no ha aumentado el ritmo de creación de empleos, la tasa de desempleo volverá a subir aun si se continúan creando 222,000 plazas. En diciembre del 2007, cuando inició la última recesión, la fuerza laboral en EU era de 145 millones de personas, este febrero era 144 millones; suponiendo que la fuerza laboral crezca 1% anual se puede estimar que entre 6.5 y 7 millones de personas dejaron de buscar trabajo en los últimos cuatro años, entre 4 y 5% de la fuerza laboral. Si se suman estas personas a los 11 millones de desempleados actuales se obtiene que cerca de 18 millones de personas están disponibles en EU para trabajar en este momento.

Para reducir la tasa de desempleo a 6%, un nivel que podría considerarse consistente con el objetivo de máximo empleo de la Fed, será necesario crear 9.4 millones de empleos adicionales a los 1.4 millones de empleos anuales que se requieren para mantenerse en línea con el crecimiento de la fuerza laboral. Al actual ritmo, esto requerirá más de nueve años. Para lograrlo será necesario aumentar el ritmo de crecimiento por arriba de la tasa potencial (2.5%) durante varios años. Quizás no será necesario un nuevo QE3, pero la tasas de interés tendrán que seguir bajas.

[email protected]