La semana pasada se publicaron las minutas de la reunión más reciente del Comité de Mercado Abierto de la Reserva Federal (FOMC, por su sigla en inglés) en Estados Unidos. El contenido de las minutas refleja un intenso debate entre los integrantes del Comité sobre cuándo se debe comenzar a subir la tasa de referencia y sobre qué indicadores deben ser los de mayor peso en esta decisión.

Mientras que hubo un amplio consenso por mantener sin cambios la reducción gradual del programa de recompras de bonos del Tesoro y bonos respaldados por hipotecas en 10,000 millones de dólares al mes, las opiniones fueron mucho más diversas en el tema de comenzar a normalizar el nivel de tasas de interés.

El hecho de que algunos miembros del FOMC se inclinaron por comenzar a subir la tasa de interés de referencia más pronto que tarde le dio un tono más hawkish es decir más restrictivo a la postura de la Fed sobre la política monetaria.

Por primera vez desde que la tasa de interés de referencia se redujo al rango actual de cero a 0.25% a finales del 2008, las minutas de la Fed revelan una discusión sobre una posible alza de dicha tasa en el mediano plazo.

Ante la creciente evidencia de que la actividad económica y el empleo vienen registrando una mejoría más tangible desde el comienzo de la segunda mitad del año pasado, un par de miembros del FOMC argumentaron en favor de comenzar a elevar la tasa de interés de referencia este mismo año.

Esta discusión se vio precipitada por la cifra de crecimiento del PIB en Estados Unidos de 3.7% durante la segunda mitad del año y la reducción en la tasa de desempleo que ha alcanzado un mínimo poscrisis de 6.6 por ciento.

Vale la pena recordar que el FOMC reiteró en varias ocasiones que una de las condiciones necesarias para comenzar a subir la tasa de referencia era que la tasa de desempleo se ubicara por debajo de 6.5 por ciento.

Aunque para algunos miembros del FOMC, incluida Janet Yellen, la tasa de desempleo ya no es el mejor indicador de la salud del mercado laboral dado que parte de la reducción en la tasa de desempleo se debe a una disminución en el número de personas buscando empleo y no a la creación de empleos nuevos , otros miembros opinaron que la tasa de desempleo ha sido un indicador históricamente relevante de la salud del mercado laboral y que aún lo es.

No obstante este enfoque más restrictivo por parte de un par de miembros del FOMC, las minutas también revelan cierta preocupación por la amenaza de deflación y la expectativa de que la inflación regrese a niveles más en línea con el objetivo de 2.0% anualizado.

A pesar del tono más restrictivo de las minutas, el hecho de que los primeros meses de este año han mostrado cierta desaceleración en algunos indicadores y los comentarios de Janet Yellen en su testimonio al Congreso indicando cierta inclinación a utilizar otras medidas diferentes a la tasa de desempleo para medir la salud del mercado laboral hacen a este columnista pensar que la Fed se esperará hasta el 2015 para comenzar a elevar las tasas de interés de corto plazo, aun después de haber concluido el tapering y aun cuando la tasa de desempleo se ubique por debajo del objetivo de 6.5 por ciento.