Ayer miércoles concluyó la sexta y antepenúltima reunión de política monetaria del año de la Reserva Federal (Fed), en la que el Comité de Mercado Abierto (FOMC, por su sigla en inglés) recortó la tasa de interés de referencia por segunda vez en el año.

El recorte de 0.25% dejó la tasa en un rango de 1.75-2.00% como era ampliamente esperado por el mercado, aunque la decisión no fue unánime. Dos miembros del FOMC votaron por mantener la tasa sin cambio, mientras que otro miembro votó a favor de un recorte de medio punto, mientras que el resto estuvo de acuerdo con la reducción de un cuarto de punto.

A pesar de cumplir con las expectativas del mercado en cuanto al recorte, la atención de todo el mundo estaba centrada en el comunicado oficial, la conferencia de prensa y las proyecciones de variables económicas para entender el rumbo futuro de las tasas de interés en lo que resta del año y el 2020.

En este sentido, el mensaje de la Fed generó algo de decepción en los mercados que venían descontando un recorte adicional de un cuarto de punto en la reunión de política monetaria de diciembre y dos reducciones adicionales de un cuarto de punto cada una en el 2020 para amortiguar la desaceleración global y como vacuna ante el posible endurecimiento de las condiciones financieras como consecuencia de una mayor escalada en la guerra comercial y un posible deterioro del riesgo geopolítico global, donde destaca un posible Brexit sin acuerdo.

Aunque el comunicado oficial fue casi idéntico al de la última reunión de política monetaria en julio, dejando abierta la puerta a más recortes para darle soporte a la expansión económica en caso de que la situación lo amerite, el texto también destacó la fortaleza de varios indicadores económicos incluyendo el empleo y el consumo de los hogares que han contrarrestado la debilidad en las manufacturas y la inversión.

La decepción mayor del mercado vino al evaluar la nueva publicación de estimados y en particular el dot plot o gráfica de puntos —que revela la expectativa individual de cada uno de los miembros del FOMC sobre la ubicación futura de la tasa de interés de referencia—, la cual presentó una trayectoria de tasas más alta a la esperada por el mercado.

Aunque la mediana de expectativas sobre el nivel de tasas para el cierre de este año disminuyó de 2.375% en junio a 1.875%, 10 de los 17 miembros del FOMC esperan que no habrá más recortes en lo que resta del año.

Asimismo, el dot plot para el 2020 mantiene la mediana de expectativas para el cierre del 2020 en 1.875%, lo cual contrasta con la apuesta del mercado de que la Fed recortaría la tasa en dos ocasiones en el 2020 —adicional a un recorte más en diciembre del 2019—, para dejar la tasa en un rango de 1.0-1.25% al cierre del 2020.

Claramente, el mensaje de la Fed fue menos acomodaticio de lo que esperaba el mercado, lo cual es consistente con lo comunicado en la decisión anterior de política monetaria y razonable, considerando que las tensiones comerciales han disminuido en las últimas semanas y otros riesgos, como el de un Brexit sin acuerdo, también han tomado un respiro.

Asimismo, la Fed decidió que la evidencia de desaceleración y el temor de una recesión no son, por el momento, lo suficientemente robustos como para tomar una postura monetaria más agresiva. No obstante, la Fed mantuvo el equilibrio en su visión anticipando que está lista para actuar en caso de ser necesario.

En la opinión de este columnista, la Fed muy probablemente tendrá que recortar la tasa nuevamente en diciembre, pero los recortes que el mercado tenía descontados para el 2020 podrían no materializarse si no hay un recrudecimiento de las tensiones comerciales.

[email protected]

Joaquín López-Dóriga Ostolaza

Socio Director de Estructura Partners

Sin Fronteras

Desde 2009, el Sr. López-Dóriga es Socio Director de Estructura Partners, una consultoría especializada en fusiones y adquisiciones, así como en estructuración de operaciones de financiamiento vía deuda y capital.

Es egresado de la Licenciatura en Economía de la Universidad Iberoamericana, donde se graduó con mención honorifica y el promedio más alto de su generación, y cuenta con una Maestría en Economía de la London School of Economics, donde fue distinguido con la beca British Council Chevening Scholarship Award.