Innecesaria la divulgación del Diagnóstico Nacional de Supervisión Penitenciaria 2011’’, realizado por Raúl Plascencia Villanueva, responsable, no sabemos de qué, en la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), porque una vez más, solo dijo lo que ya se conoce, la putrefacción de las prisiones municipales y estatales y ¿acaso no las federales?

En una de las últimas reformas de la pasada LXI Legislatura, se exageró, de que se le habían otorgado dientes’’ a la CNDH, para que sus recomendaciones o quejas, no fueran un simple llamado a misa. Sino que contaría con facultades vinculantes para fincar imputaciones en casos graves.

Hasta hoy, no conocemos una de esas resoluciones. Resulta que cada vez que sale a decir algo, que investigó y llegó a conclusión, presume contar con la verdad’’, no la legal, ni la jurídica, que sería lo vinculante. Entonces para que ¡carajos! Si es otro diagnóstico’’.

Como lo hacen todos los días, sesudos políticos de partidos políticos de pacotilla y hasta Presidentes: saliente y electo como lo hacen en México y extranjero. No les dará pena repetir, lo que tanto se ha dicho, pero poco han hecho nada para solucionar.

El que dicen es Ombudsman nacional, recuerda que por años la CNDH ha venido señalando reiteradamente graves fallas en centros de reinserción social y sus implicaciones para el Sistema de Justicia y Seguridad Pública en México. Sin embargo, el deterioro en los últimos años es innegable’’.

¡Cierto! Su antecesor dijo eso. Pero el que se fue, prefería viajar, beber buenos vinos, comer deliciosas carnes y disfrutar sus aficiones.

¿Entonces qué pasa? Los endebles dientes que le otorgaron supuestamente a la CNDH, exdiputados inteligentes, ahora algunos de ellos flamantes Senadores, no sirven para morder siquiera una gelatina, menos a un transgresor de la Ley. Creo necesita Corega’’ o una revisión, pero de un odontólogo forense’’.

La reforma otorgó a la CNDH dientes de leche’’. Sigue igual.

Plascencia Villanueva, presumió datos duros’’. Que en 100 prisiones donde se readaptan, perdón ahora la reforma dice: reinserción social’’, habitan 238,269 reos y son autogobernados por los mismos prisioneros.

Se detectaron privilegios, presencia de objetos y sustancias prohibidas, prostitución, grupos o personas que ejercen violencia o control sobre el resto de la población, cobros indebidos –cuáles son los debidos-, asignación de estancia o plancha para dormir, pase de lista, mantenimiento de dormitorios, acceso a alimentos y a servicios médicos’’, dijo.

Sin duda la CNDH cuenta con funcionarios o Visitadores, les llaman ellos, peores que algunos reporteros de prestigiados diarios que va a cubrir hechos delicadamente peligrosos y mandan notas de diarios locales.

¡¡¡Me consta!!!

Pero, es peor siendo funcionario con dientes’’ como los de la CNDH, que directivos carcelarios, les digan hasta ah풒, porque los presos tienen las llaves.

Eso amerita llamar al Agente del Ministerio Público Federal o Local y decir deténgalo en caliente’’.

¿Quién es ese que se encuentra a cargo y no puede?

Es ahí donde decimos, mejor hay que comprarles Calcetose’’ o Choco Milk’’, para que sus dientes crezcan con hierro. Y no salir con pamplinas: es que no nos dejaron entrar’’.

El número de fugas, evasiones, motines, riñas y fallecidos, están reportados por los medios. Es ahí donde, sí se piensa que sus Visitadores, leen diarios, escuchan radio y ven televisión, sobre todo noticieros.

La CNDH, debería mejor contratar a los reporteros que empiezan su travesía en las salas de síntesis informativas’’, les darían mejor peso a sus datos.

COMMODATO

Una de gallegos. Los dos barcos hoteles’’ flotantes, que la empresa Astilleros Gallegos Navantia de Ferrol y Barreras de Vigo de España, fabricará a PEMEX a un costo de 380 millones de dólares, es un chiste gallego malo.

Hace unos diciembres, conviviendo con el Almirante-Secretario de Marina Armada de México, Mariano Francisco Saynez Mendoza, que antes invitó a unos reporteros a los astilleros de SEMAR, nos invitó a promover que El Estado, mirará la tecnología nacional, para crear flotas mexicanas. Se hizo. Hubo promesas, pero no se cumplió. Siempre es mejor tener amigos con dinero y puestos directivos, para hacer más ricos a unos pocos. ¡No les parece!