Busco evitar el laminazo’’. No pudo. Porque su antecesor en la Segunda Sesión Extraordinaria del Consejo Nacional de Seguridad Pública del regreso priísta, Miguel Ángel Osorio Chong de la SEGOB, puso frías cifras de un antes excesivo gasto para atacar el crimen organizado y común, sin resultados.

Lo que fue patear no colmenas’’, sino avisperos, sin infraestructura, datos de inteligencia o coordinación con quienes podría haber echado la mano, lo que lesionó a propios y extraños, afectando a la sociedad civil, ante la urgente necesidad de ofrecer resultados.

Jesús Murillo Karam. El hidalguense hoy responsable de la Procuraduría General de la República (PGR), que sin hacer futurismo, están preparando terreno. Lo repitió le dejaron una institución desmantelada y por eso, inició su intervención en referencia a lo que tiene que hacer y pedir: ¡que lo apoyen!

Nos cuentan los entendidos de PGR, que la semana pasada, hubo un caso donde el Poder Judicial de la Federación, dejó en libertad a una mujer, novia de un gran capo colombiano, que se escapó en la espectacular operación del Desierto de Los Leones’’. La historia se comentó aquí.

Una revista de circulación nacional semanal, donde sus líderes y forjadores, se retratan con capos del narcotráfico mexicano, sostuvo en una nota informativa que fue la primera derrota de Murillo Karam’’.

Cuál es el punto. Que Murillo Karam dijo: ahora resulta que cualquier pendejada que ocurra ahora, es mi responsabilidad, porque no precisan que es responsabilidad de PGR. No mía o me van a colgar todas ’’.

Por eso en el encuentro de Palacio Nacional destacó: La Constitución General de la República, señala que la PGR es órgano del Ejecutivo encargado de perseguir delitos del orden federal y corresponde acreditar responsabilidad de inculpados, seguir juicios como lo demanda su función al ser el representante de la sociedad’’.

Cualquier ser humano en México, que aceptara ser Procurador(a) lo mínimo que tendría que pedir, es coordinación. No asumir un cargo porque México anda de moda en género o derechos humanos, que usaron como bandera gobernantes de los últimos 12 años para dar atole con el dedo y justificar sus yerros.

Siete de cada 10 mexicanos se siente inseguro en su país. Uno de cada tres hogares reporta haber tenido al menos una persona víctima de violencia o delito. El nivel de violencia en regiones relacionados al mercado del narcotráfico, sin faltar lo elemental: pobreza, migración y deficiente cultura de la legalidad, que de esto, los priístas no son ajenos.

Homicidio, extorsión, secuestro y robo con violencia, son conductas delictivas que más lastiman a la sociedad’’. Enfatizo, Osorio Chong. No mintió, tampoco descubrió el hilo negro o el agua tibia.

Lo que sí se espera de los nuevos gobernantes del Partido Revolucionario Institucional (PRI), sin hacer una cacería de brujas, es levantar la alfombra, ya que se investigara y si no es para castigar, por lo menos sí para exhibir.

¿O no?

Murillo Karam, dijo mucho en poco tiempo. Su diagnóstico no fue nuevo. Que se enfrentó a grupos con mucho dinero y poder, solapados por corruptos de instituciones –ojo que aún siguen ahí-, que políticas públicas de seguridad resultaron un show’’.

En resumen, que todo está de la chingada. ¡OJO! Es un rancho de Tabasco, donde tendría que irse el Rayito de Esperanza’’, El Amoroso’’ o ahora El Morenazo’’.

Pero antes el Secretario de Gobernación (SEGOB), fue elocuente y lo agregado por el Procurador es un resumen de 12 años pasados, que debemos agradecer todos los que seguimos vivos y que no nos calificaron de delincuentes’’, daños colaterales’’ o desaparecidos’’.

Del Procurador, esperemos no haya jugado con el sentimiento navideño de los mexicanos y apueste al nuevo año 2013. Ese que le corresponderá ejercer, al menos que sufra una indigestión. Terminó su intervención con algo lapidario:

Los propósitos centrales de las instituciones que tienen que ver con la justicia, deben tener como meta, aunque sea ideal, la justicia plena, que consiste en esta materia en que no haya un inocente en la cárcel y que el delincuente tenga la sanción adecuada. Es así de simple y así de difícil, pero no imposible’’.

COMMODATO

Serán 10,000 elementos para la Gendarmería Nacional, militares, claro. La pregunta es: qué se hará con 36,000 elementos de la Policía Federal, forjados por Genaro García Luna.

¿Es pregunta?