Antes de su aislamiento, por contagio, el presidente Andrés Manuel López Obrador instruyó a las autoridades sanitarias para autorizar a gobiernos estatales y la iniciativa privada la compra de la vacuna contra la Covid-19. El Plan Nacional de Vacunación —con todo y la parafernalia de las brigadas correcaminos— no podrá completarse en los plazos originalmente proyectados.

Sin opciones, ante el desabasto de Pfizer/BioNTech y el lento desarrollo de la vacuna de AstraZeneca, pero sobre todo ante su postura centralista, el Ejecutivo federal cambió su postura, hace dos semanas. Los gobernadores de la Alianza Federalista comenzaron a buscar proveedores y un alcalde panista —Enrique Vargas del Villar, en Huixquilucan— gastó 400,000 pesos para adquirir un ultracongelador y almacenar las hipotéticas dosis.

El furor por la apertura poco se convertiría en fiasco. El empresario veracruzano Alejandro Cossío Hernández ofertaba 2 millones de vacunas Sputnik V al mejor postor.

Sin contactos en la Cuarta Transformación, salvo las gestiones a su favor de un exfuncionario priista cercano a medios de comunicación, el exfuncionario panista buscó clientes para sus productos en Jalisco y Nuevo León, donde contactó al empresario regiomontano Sergio Ganem, presidente de la Liga Nacional de Basquetbol Profesional.

Pero el exalcalde panista Mauricio Fernández Garza ya le había tomado la delantera. “Que Miguel Treviño (actual alcalde independiente de San Pedro) se ponga las pilas y con lana del municipio compre las vacunas”. El aludido ya había contactado al presidente del sistema TecSalud, Guillermo Torre, para explorar opciones, sin éxito.

Los alcaldes deben ser los primeros requirentes y aplicantes de las vacunas, según el Congreso mexiquense. Cerrada la vía de las compras directas a las grandes farmacéuticas que elaboran las vacunas contra la Covid-19, los gobiernos estatales y la iniciativa privada sólo pueden acudir a intermediarios, para comprar el biológico. El fiasco del empresario veracruzano minó la confianza en esos mecanismos, que por ahora sólo tendrían acceso a la Sputnik V.

Esa vacuna fue desarrollada por el Centro Nacional Gamaleya de Investigación Epidemiológica y Microbiológica, con recursos provenientes del Fondo Ruso de Inversión Directa. Esa misma instancia también ha invertido en la producción a gran escala de la vacuna, en laboratorios integrados a su portafolio de inversión.

Hace tres semanas, Juan Santos Sánchez Navarro, cónsul honorario de Rusia en Jalisco, comunicó al embajador ruso en México, Víctor Koronelli, la intención de Laboratorios Santo Domingo de iniciar las gestiones para comercializar la Sputnik V en México. De inmediato, Konstantin Dorohkin, encargado de negocios de la embajada, sugirió la respuesta para los interesados:

“Actualmente, el RDIF (por sus siglas en inglés), que cuenta con los derechos exclusivos para la distribución de dicho biológico, mantiene una comunicación directa y regular con la Secretaría de Relaciones Exteriores y la Cofepris con el fin de examinar las posibilidades. Sin embargo, cualquier tipo de negociaciones sobre su posible exportación y distribución serán posibles únicamente después de la autorización de uso por parte de las autoridades mexicanas”.

El 19 de enero, remitieron una misiva oficial a Kirill Dmitriev, gerente general del RDIF, para acreditar a Danill Matyukhin como representante sólo para las negociaciones necesarias con el Fondo, así como con sus subsidiarias y asociadas en la producción y distribución de la Sputnik V. Acreditación válida por seis meses y prorrogable por un periodo similar, según lo estipulado por Jesús Ortega Martínez, CEO de LSD, diagnóstico de análisis clínico.

El 25 de enero, Ortega Martínez solicitó a Dmitriev que incluyera a GAP, Distribuidora Química y Hospitalaria en los planes del RDIF para distribuir la vacuna rusa en América. “Nuestra compañía está lista para preordenar un millón de dosis”.

A finales de la semana pasada ocurrió la última reunión entre los representantes del laboratorio tapatío y sus contrapartes rusas. De nueva cuenta quedó patente su interés de compra y el requerimiento de disponibilidad y fecha de entrega. La autorización de Cofepris sería el detonante del primer pedido.

La demanda por las vacunas excede la oferta. Al menos las próximas dos semanas, México no recibirá nuevos cargamentos. Y ni siquiera la Cancillería mexicana pudo ofrecer certezas. El Mecanismo COVAX —la iniciativa mundial que tiene por objeto asegurar que 192 países de ingresos económicos bajos tengan acceso rápido y equitativo a las vacunas contra la Covid-19— notificó a 18 países del mundo, sobre la dotación para la “Primera Ola” de entrega de vacunas.

En ese selecto grupo hay cuatro naciones latinoamericanas —El Salvador, Colombia, Bolivia y Perú— pero México quedó excluido, después de que el Comité de Expertos aplicara criterios de riesgos e impacto de la pandemia, las tasas de mortalidad de las últimas semanas, así como la cantidad de dosis disponibles y la factibilidad para su uso inmediato.

Efectos secundarios

NOVEDADES. Con Emilio Lozoya como protagonista, pronto llegará a las librerías un trabajo del colega Mario Maldonado sobre la reforma energética tan presumida por los gobiernos neoliberales y tan denostada por la Cuarta Transformación. Y en vísperas del 27 aniversario luctuoso de Luis Donaldo Colosio ocurrirá el lanzamiento de un trabajo de Raymundo Riva Palacio sobre el candidato presidencial priista asesinado en Lomas Taurinas. Entre las múltiples revelaciones que ofrece el director de Eje Central y conductor de Estrictamente Personal está la verdad sobre el origen y el impacto del discurso del 6 de marzo de 1994.

Twitter: @aguirre_alberto

 

Alberto Aguirre

Periodista

Signos vitales

Periodista y columnista de El Economista, autor de Doña Perpetua: el poder y la opulencia de Elba Esther Gordillo. Elba Esther Gordillo contra la SEP.

Lee más de este autor