El pasado 22 de junio dediqué este espacio a comentar un problema de España: El caso del rey (sin mayúscula) emérito (sin mayúscula) Juan Carlos I, envuelto en problemas de Corrupción (con mayúscula). En esta semana, la liga se reventó y por el bien de la deteriorada Casa Real, Juan Carlos I tiene que dejar las instalaciones que usufructúa la Corona y que son Patrimonio Nacional, además debe mantenerse a disposición de la justicia; razones por las cuales, lo más conveniente es que el presunto delincuente emérito tenga que  exiliarse o vaya a tomar por saco –como dicen los españoles– en un país europeo.

Lo anterior anula la posibilidad de que el exmonarca incómodo se refugiara en República Dominicana donde vive su gran amigo, el magnate azucarero Pepe Fanjul o, bien guarecerse en México, donde ha hecho negocios en la Riviera Maya, y, en caso de que la justicia lo busque, tenemos hospitales de lujo donde puede internarse por sufrir anemia o la enfermedad de su preferencia.

El actual monarca español Felipe VI tuvo el gesto de renunciar, por él y por su hija, la princesa de Asturias —número uno en la línea sucesoria—, a la herencia que podría corresponderles tras saber que figuraban como beneficiarios de unos fondos depositados en Suiza, producto de un moche —unto en España— de Arabia Saudita. Parte de ese dinero Juan Carlos I lo compartió con la que ahora es su examante —¿emérita?— Corinn Zu Sayn-Wittgenstein —le costó más trabajo pronunciar su nombre que llevársela a la cama–.

Además, tras conocerse las fechorías de Juan Carlos I que podrían derivar en actuaciones judiciales de naturaleza penal, el actual Rey de España le retiró a su padre la asignación económica que recibía, libre de gravámenes, y que alcanzaba, anualmente, la cifra de 194,000 euros. (Incomprensible que en pleno siglo XXI existan estos zánganos).

He aquí un breve resumen de cómo Juan Carlos llegó al trono de España: El 12 de abril de 1931 la sociedad española votó por la República. El Rey Alfonso XIII lo entendió y dos días después –14 de abril– salió de España. En 1936 el Ejército, apoyado por la Iglesia Católica y la aristocracia, se revelan contra la República constitucional. Después de tres años de Guerra Civil, las tropas conducidas por Francisco Franco con la ayuda de Italia y Alemania –Mussolini y Hitler– derrotan a la República. Franco se convierte en un espurio dictador hasta el 20 de noviembre de 1975.

En 1947, Franco que, ridículamente, se hacía llamar Caudillo de España por la Gracia de Dios, ordenó emitir la Ley de Sucesión en la Jefatura de Estado con la restitución de la monarquía. Negocia con don Juan Borbón, primero en la línea de sucesión de Alfonso XIII y padre de Juan Carlos, para que éste sea el príncipe heredero de la Corona. Dos días después de la muerte del dictador, el 22 de noviembre de 1975, Juan Carlos I es proclamado Rey de España.

En el año 2012, con España en crisis, el rey va a Botsuana a cazar elefantes. Sufrió un accidente que provocó que el planeta se enterara de sus correrías. Se disculpó con el pueblo español. Los elefantes del mundo le hicieron un gran saludo limpiándose los colmillos a la manera mexicana.

Consciente del rechazo de los españoles, Juan Carlos abdicó a favor de su hijo Felipe VI el 2 de junio del 2014.

En la actualidad, existen en España una corona dañada, la corona real desprestigiada por Juan Carlos I, y otra corona dañina, coronavirus que ha causado 28,499 muertos.

Encuesta

¿Dónde cree usted que haya mejor impartición de justicia? A) En la Fiscalía General de la República (FGR). B) En una combi del Estado de México.

Manuel Ajenjo

Escritor y guionista de televisión

El Privilegio de Opinar

Guionista de televisión mexicano. Conocido por haber hecho los libretos de programas como Ensalada de Locos, La carabina de Ambrosio, La Güereja y algo más, El privilegio de mandar, entre otros.