Uno de los retos más grandes que enfrentamos es acelerar el crecimiento económico. Se requieren cambios de fondo para crear los empleos que millones de mexicanos demandan.

La Ley Federal del Trabajo vigente es obsoleta. El México del 2012 no es el mismo que el de 1970. Hoy existen alrededor de 6 millones de mexicanos que perciben, cuando mucho, un salario mínimo al día.

El primer mito que es necesario desmentir es que la reforma enviada por el presidente Calderón está en favor de los empresarios y en contra de los trabajadores. Esto es falso. Un mercado laboral flexible beneficia primero a quienes hoy tienen menos oportunidades de encontrar un empleo formal, precisamente, a los trabajadores, a los jóvenes y a las mujeres.

Al ser tan rígido y excluyente, el mercado laboral orilla a más de 14 millones de personas a vivir en la economía informal, según datos del IMSS. Al final del segundo trimestre de este año, 29.3% de 48.4 millones de personas ocupadas estaba en la informalidad.

Si esto no fuera suficiente, México ocupa el cuarto lugar mundial como exportador de talento, de acuerdo con datos del Centro de Investigaciones sobre América del Norte (CISAN) de la UNAM. La mayoría de quienes se van son personas altamente calificadas con estudios de posgrado.

México necesita inmediatamente una reforma laboral que haga flexibles las condiciones de contratación y despido, que incremente la productividad, eleve la competitividad y favorezca la inversión. Se requiere romper con los incentivos perversos que desalientan la creación de trabajos formales y de calidad y favorecen empleos mal remunerados, poco productivos y sin prestaciones.

La reforma laboral no es en favor de unos y en contra de otros, sino en beneficio de todos los mexicanos que cada día salen a trabajar, de millones de jóvenes que esperamos salir de la universidad y poder emprender un negocio o encontrar un buen empleo.

Sólo podremos lograr el crecimiento que aspiramos de 6% anual con un mercado laboral eficiente. Es responsabilidad de todos los ciudadanos, sobre todo, de los jóvenes, exigir a los legisladores que lleguen a un acuerdo inmediatamente y aprueben la reforma laboral que México necesita.

[email protected]?

Twitter: @armando_regil