Debido a la irresponsabilidad de la clase gobernante y de los organizadores y a las falsas expectativas con las que se vendieron, los XVI Juegos Panamericanos realizados en Guadalajara en octubre de 2011, se están convirtiendo en nuestra propia versión de la crisis griega, y amenazan con convertirse en una amenaza a las finanzas estatales e incluso nacionales.

Dicho evento privado fue impulsado y justificado por las autoridades como una oportunidad para renovar la zona metropolitana de Guadalajara, para promover la zona metropolitana y como palanca para el desarrollo del estado.

A poco más de un año de su realización, ninguno de los propósitos anteriores se ha cumplido y, en cambio, los Panamericanos han abierto el boquete financiero más grande en la historia reciente de la tesorería de Jalisco, han aumentado la deuda significativamente y se han convertido en una crisis financiera que no solo afecta al erario del estado, sino que puede impactar la calificación de la deuda del país.

Apenas el viernes 11 de enero el Ejecutivo de Jalisco, a través de su secretario de Finanzas, Martín Mendoza López, ofreció información detallada del costo de los Panamericanos y su financiamiento. Los Panamericanos costaron 8,672 millones de pesos, informó el gobierno estatal.

Ahora se ofrece información debido a la petición de contratar una deuda de 3,200 mdp, y de la situación de crisis derivado del incumplimiento del crédito quirografario de 1,400 mdp. Y tras el incumplimiento del crédito quirografario y de la baja de calificación crediticia anunciada por Fitch el 26 de diciembre, el gobierno de Jalisco advirtió que podría caer en incumplimiento de pago en caso de que no se contrate la nueva deuda por 3,200 mdp.

¿Cómo llegamos a esto? Esencialmente por la irresponsabilidad y frivolidad de las autoridades. Los Panamericanos se vendieron como una panacea para el desarrollo del estado, que desde el origen era exagerada o falsa. Además se cruzaron los intereses políticos, pues los Panamericanos fueron usados por el gobernador Emilio González Márquez para promoverse como precandidato presidencial en el PAN.

Ya embarcado en esa aventura, el gobierno de Jalisco fue irresponsable al continuar sin tener asegurados los recursos para sacar adelante el evento deportivo; lo que hizo el gobierno de Emilio González podría ser sujeto a sanción penal: movió partidas del presupuesto de las dependencias del Ejecutivo para pagar los compromisos de las obras y proveedores de los Panamericanos. En total el gobierno del estado se comprometió a pagar 4,681 mdp sin tener presupuestado ese dinero. Y ahora lo quiere pagar mediante la contratación de una deuda a 20 años.

Y así con la deuda y con los necesarios ajustes al gasto que tendrán qué venir para pagar dichos créditos bancarios, nos asemejamos más a Grecia y su crisis financiera derivada de la organización de las Olimpiadas del año 2004. Sólo que en el país heleno esa crisis derivó también en la crisis social más fuerte de su historia reciente. Falta ver qué ocurre con la irritación social que hay en Jalisco provocada por unos Panamericanos organizados de manera irresponsable.

rubenmar[email protected]

@rmartin1011