Llamados velados y abiertos al enfrentamiento se ciernen sobre el proceso electoral: partidos, candidatos, periodistas y empresarios contribuyen a la radicalización en el escenario político.

La estrategia antisistémica de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) produce una ola de descalificaciones a los gobernantes, que él sencillamente llama “la mafia del poder”, personajes ruines y culpables exclusivos de toda la corrupción e impunidad. Esta visión es la que convence a AMLO de que, si él no roba, nadie robará; su comportamiento probo y una amnistía permitirán a México convertirse en la Suiza americana.

Del otro lado, la estrategia del miedo —que ya no asusta a nadie—, atisbada desde los cuartos de guerra de los candidatos Meade y Anaya, enrarece el panorama político.

Irresponsables de ambos lados, tanto los que llaman a la instauración de la cuarta república, como los que defienden el cambio inteligente o aquellos que le quieren dar continuidad al régimen.

Es culpable AMLO, los periodistas afines y sus voceros que encrespan el proceso electoral, el propio Andrés Manuel denostando a los empresarios o amenazando con soltar al tigre, el expropiador Paco Ignacio Taibo II, Ackerman señalando que habrá chingadazos si roban al Peje, Fernández Noroña sugiriendo quitar el Nobel a Vargas Llosa y un ejército de activistas un tanto agresivos en las redes sociales.

Son culpables del otro lado, el periodista Ricardo Alemán dando ideas a los fanáticos, mediante un tuit que hace apologías de homicidios de famosos; Ciro Gómez Leyva señalando que la seguridad de AMLO en su gira en Tamaulipas era deficiente, menos afortunada fue la respuesta del candidato de Morena: que a él “lo cuida el pueblo”.

Todo ello, ante la mirada complaciente de don Lorenzo Córdova, quien se mantiene al margen de las declaraciones de los contendientes y sus aliados; el árbitro electoral, se quedó sin tarjetas y sin silbato.

A nadie le conviene el encrespamiento, señor Andrés Manuel; Ricardo Alemán, usted es una figura pública que no puede tirar esos exabruptos; señor Córdova, estamos a tiempo para reconducir el proceso; señores Anaya y Meade, compórtense como verdaderos capitanes de sus equipos. La violencia sólo genera violencia, eso es lo último que México necesita.

Palabras llanas

A 53 días de su toma de protesta como auditor superior de la Federación, David Colmenares Páramo se encuentra reestructurando a la institución; esperemos que pronto dé a conocer su programa de trabajo.

Eliseo Rosales Ávalos

Abogado

Los mismos de siempre

Politólogo y abogado, académico, columnista, presidente de ciudadanos sin partido y orgulloso mexicano.