La crisis del 2008. La que congeló el mercado financiero mundial y motivó las políticas acomodaticias más prolongadas en la historia no ha terminado.

Siete años y cuatro meses después de su irrupción, es esta es la penosa conclusión a la que han llegado, en menos de un mes, el Secretario General de la OCDE, José Angel Gurría; el Gobernador del Banco de México, Agustín Carstens y el Director general del Banco de Pagos Internacionales (BIS); Jaime Caruana.

Mutó, evolucionó y se trasladó de Estados Unidos a la Unión Europea, de ahí a los emergentes y ahora amenaza con mostrar renovados bríos sobre economías endeudadas, empobrecidas y con clarísimos síntomas de hartazgo en las sociedades –esto, lo digo yo.

Hoy, he conversado toda la mañana con analistas financieros, investigadores y cronistas de la crisis del 2008. La hipótesis que originó las entrevistas, era anticipar si la intervención del Banco de México como formador de mercado, podría estar dirigida al rescate de Pemex , que tanto le preocupa.

Y conforme avanzaban las entrevistas, las conclusiones iban siendo más o menos las mismas. Se cayó en el mismo problema del 2008, cuando los emisores no financieros tenían altas deudas en dólares y se les fueron para arriba con la depreciación del peso, me explicó el catedrático del departamento de estudios empresariales en la Universidad Iberoamericana (UIA), Jesús Valdés Díaz de Villegas.

Pero hay un par de variantes en México en este nuevo episodio de la crisis mundial, matizó: los corporativos endeudados en dólares llevan soportando más de 12 meses de una depreciación cambiaria. Enfrentan el deterioro del contexto económico y por ende de sus utilidades e ingresos. Y hoy, también hay grandes corporativos paraestatales evidenciando su exposición y deterioro: Pemex y la Comisión Federal de Electricidad.

¿Otro cisne negro?

Hace casi ocho años, el entonces Subgobernador del Banco de México, Everardo Elizondo aseguró que pese a la fortaleza macro, había irrumpido un cisne negro en las finanzas mexicanas. Se trataba de la exposición a derivados que estaban manejando corporativos como Comerci, Vitro, Cemex, entre otros, cuyos vencimientos estaban próximos.

La volatilidad cambiaria y la incertidumbre, motivó intervenciones de las autoridades en lo que entonces se llamó formadores de mercado , una figura replicada de los rescates a empresas del sector automotriz y financiero de Estados Unidos que había ejecutado la Reserva Federal.

Al tropicalizarlo en México, tomaron forma de medidas de liquidez adicional , adicional a las subastas de dólares que intentaban fortalecer la oferta de liquidez en dólares.

Pueden echarle un ojo en el link adjunto

http://www.banxico.org.mx/sistema-financiero/material-educativo/intermedio/%7B4FCF8AF1-1CD3-5089-B275-CA847875DEDA%7D.pdf

Hoy, a diferencia de 2008, la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) ha mantenido bajo supervisión el manejo de estos instrumentos financieros, los derivados, por parte de los corporativos que cotizan en bolsa. Así que no hay cisnes negros al menos en el mercado de derivados.

Una caída esperada

En cambio, l a caída del precio del petróleo, que completa más de 16 meses a la baja, ha venido incrementando el deterioro de los ingresos de Pemex, sin que mediase un cambio en la gestión operativa de la empresa.

Tal como les había comentado en mi post anterior, la analista de Moody´s para corporativos, Nymia Almeida, explicó que los ingresos de Pemex están ahora 70% debajo del registro de hace año y medio.

Y pese a la ganancia cambiaria que sí se ha generado con la depreciación acumulada del 40% del peso frente al dólar, no alcanza la dinámica de crecimiento de obligaciones, como son pago de salarios, desembolso a proveedores, liquidación de vencimientos de deuda e inversiones, explica la analista.

El propio Gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, advirtió en una conferencia de banqueros centrales en Paris, que los bancos centrales de economías emergentes tendrían que estar preparados para intervenir con medidas poco convencionales en caso de escalar la volatilidad internacional.

Luego, en una entrevista al Financial Times, precisó que podrían hacerlo como formadores de mercado, tal como lo hicieron ellos en 2008.

Es cuestión de tiempo para ver si se confirma su previsión. Pero no divagaré. Demos tiempo al tiempo en el caso de Pemex y CFE. Solo quiero recordarles algo. No es lo mismo Vitro, o Comerci, que Pemex y CFE. La petrolera ha sido el corazón de las finanzas públicas mexicanas desde hace más de 80 años. Así que seguro, las autoridades económicas harán lo necesario y más, para garantizarle la liquidez y solvencia que requiere, aún si el precio del petróleo sigue en picada. Tiempo al tiempo.

De mis apuntes

La expectativa del Gobernador de Banxico divulgada ante banqueros centrales, tuvo la resonancia mundial que suele registrar la de un directivo de algún organismo financiero internacional. Es decir, Carstens es escuchado y respetado como pocos banqueros centrales en el globo.

Dos. Apenas el lunes 8, relevaron del cargo al director de Pemex, Emilio Lozoya. En plena crisis petrolera y a dos semanas de haber regresado de la gira por los países del Medio Oriente que encabezó. Según Moody´s, a diferencia de otras petroleras, Pemex no realizó un ajuste financiero interno para adaptarse a las condiciones del mercado externo. Al parecer, en el gobierno piensan igual.

Tres. Los invito a leer la columna de mi profesor, Sergio Negrete Cárdenas en el link anexo, para entender mejor las razones del relevo de Lozoya. Creo que es la explicación más clara al respecto:

http://www.forbes.com.mx/el-proceso-de-quiebra-de-pemex-ya-inicio/

Compártanme su opinión en mi cuenta de twitter @morales_yoly