Es un aspecto básico que al Legislativo se le está olvidando. En la propuesta de cambio de ley relativa a la mariguana es crucial que consideren permitir la investigación formal para que en México se pueda tener evidencia científica sobre la seguridad y eficacia de productos consumibles.

El predictamen que circula desde hace semanas —el cual se toma como cuasioficial y con el que se debate informalmente— no sólo ignora la parte terapéutica tan esperada, sino que igualmente ignora la posibilidad de correr protocolos de investigación a fin de desarrollar en el futuro productos sustentados por estudios científicos.

Y es el colmo esa ausencia, aunque claramente hace ver por qué en el rubro científico estamos en pañales —pues ni siquiera lo concebimos como algo elemental cuando otros países es de lo primero que analizaron, legislaron y en lo que ya están avanzando—. Debería darse la importancia al aspecto de investigación máxime el gran interés de muchas empresas nacionales y extranjeras en invertir en la industrialización de cannabis en México. Si se aborda con inteligencia y sensatez puede visualizarse como un impulso de gran interés para la ciencia en México. Recordemos que la UNAM es uno de las que ha levantado la mano para llevar la batuta en investigación con cannabis.

En la Asociación Mexicana de Investigación en Cannabis (Amexicann) donde se están integrando un grupo importante de destacados académicos mexicanos están preocupados sobre esa ausencia. Gustavo Oláiz, director general de dicha Asociación y excomisionado de Cofepris, nos cuenta que durante semanas trabajaron intensamente con la Comisión de Salud del Senado de donde se definieron 4 artículos que explícitamente dirigían los esfuerzos para investigar y definían condiciones claras para protocolos de estudios en México. Y al final, en el predictamen apenas si se menciona el tema en un único artículo. El problema es que la versión que circula surgió de la Comisión de Justicia, y sus integrantes prácticamente eliminaron todo lo relativo al rubro sanitario y científico. No escucharon a la Comisión de Salud. El senador Miguel Ángel Navarro debe estar muy activo operando para evidenciar este aspecto crucial.

Lo primero que hay que ver, nos comparte Oláiz Fernández, es verificar la genética; cuantificar e identificar cuáles son las especies, tipos y subtipos de cannabis que hay en México. Se estima que por razones geográficas y políticas somos el país que más especies recibió. La Amexicann ve fundamental conformar en principio un depositario de semillas, analizarlas, saber las concentraciones de sustancia activa (no sólo las del psicoactivo ), para qué sirven y a partir de ahí visualizar usos consumibles e industriales, pero para ello tardarán de 3 a 5 años. España, por ejemplo, no ha legalizado la mariguana por completo, pero desde hace años permitió la investigación. Hoy España tiene su banco germinal y vende semillas a centros de investigación en cualquier parte del mundo.

Lo ideal sería que México empezara por eso, que el Gobierno permitiera beneficios a quien investigue en territorio nacional. Si estamos discutiendo sobre cuánto debe permitirse de inversión extranjera en empresas que venderán productos de cannabis, igualmente o antes se tendría que pensar en dar ventaja a las nacionales que inviertan aquí en investigación. Es la base para pensar a futuro en productos con cannabis de origen nacional. Y no sólo importarlos. Es uno de los grandes pendientes que dejó la reforma de 2017, que sólo permitió la importación de productos terapéuticos (por cierto Cofepris sigue debiendo las reglas) y no fomentó la producción nacional. El Legislativo no se quiso meter entonces en esa discusión; la dejaron para después. Ahora es el momento. Y es algo sustancial.

[email protected]

Twitter.com/MaribelRCoronel

Maribel Ramírez Coronel

Periodista en temas de economía y salud

Salud y Negocios

Comunicadora especializada en salud pública y en industria de la salud. Cursando la maestria en Administración en Sistemas de Salud en FCA de la UNAM.

Fundadora en 2004 de www.Plenilunia.com, concepto sobre salud femenina. Me apasiona investigar y reportar sobre salud, innovación, la industria relacionada a la ciencia, y encontrarle el enfoque de negocios con objetividad a cada tema.