Las actividades primarias dependen, en gran medida, de variables climáticas como la temperatura, las precipitaciones y el nivel de humedad. Esto sobre todo en los sistemas de producción no protegidos o al aire libre. El cambio climático afecta dichas variables, por lo que incide de forma importante en la producción primaria. La reciente Marcha por la Ciencia, llevada a cabo el 22 de abril, celebró el método científico y abogó por el uso de evidencia científica en la toma de decisiones en todos los niveles de gobierno y, en especial, se hizo un énfasis en el cambio climático

En estas notas hablaremos del cambio climático, las estadísticas que lo representan, los efectos que éste tiene en las actividades del sector primario y las inversiones que FIRA, como parte de la banca de desarrollo de la Secretaría de Hacienda y Crédito Publico impulsa para afrontarlo.

De acuerdo con la Secretaría de Agricultura y La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por su sigla en inglés) (2012) el cambio climático es un cambio de clima atribuido directa o indirectamente a la actividad humana que altera la composición de la atmósfera mundial y que se suma a la variabilidad natural del clima observada durante períodos de tiempo comparables.

Entonces, para tener una idea general del posible impacto del cambio climático en las actividades primarias, es importante analizar las variables causa, tales como emisiones de dióxido de carbono (CO2), y efecto, cambio de temperatura, choques climáticos y precipitaciones.

De acuerdo con la Comisión Europea, de 1880 al 2012, la temperatura promedio mundial se ha incrementado en 0.85 °C. Esta comisión señala que un incremento de 2 °C, en comparación con la línea base, aumenta la probabilidad de cambios catastróficos en el medioambiente.

Conscientes de esta problemática es importante tomar acciones para evitar dicha situación.

Un factor que contribuye sustancialmente al cambio climático es la emisión de gases de efecto invernadero.

Entre estos destacan el CO2, gas metano, óxido nitroso y gases fluorados. La emisión de estos gases ha sido potencializada por las combustiones, las actividades primarias y la actividad industrial.

Según datos del Banco Mundial, las emisiones de CO2 en el mundo han pasado de aproximadamente 9 millones de kilotoneladas a cerca de 36 en el período de 1960 al 2013, lo cual equivale a una tasa de crecimiento de 2.6% anual promedio.

Según la FAO, el cambio climático ya está afectando a los cultivos, el ganado, la pesca/acuicultura y la silvicultura.

Esto limita las oportunidades de desarrollo de las personas que se dedican a las actividades primarias como principal medio de subsistencia.

En especial, la agricultura enfrenta grandes desafíos con el cambio climático en términos de impactos negativos en la productividad e implementación de acciones sectoriales para aminorar el calentamiento global.

En la siguiente columna mencionaré algunas repercusiones del cambio climático en cultivos específicos y discutiré las inversiones que FIRA impulsa y que representan una oportunidad para aminorar los efectos negativos del cambio climático en las actividades primarias.

*Jorge Lara Álvarez es subdirector de Evaluación de Programas en FIRA. La opinión es del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

[email protected]