Cuando se habla de telecomunicaciones uno encuentra temas que nunca dejan de ser vigentes. Esto no implica que la problemática detrás de cada uno de estos tópicos se haya estancado. Todo lo contrario, la persistencia del argumento frente a la inevitable evolución del mercado simplemente indica que hay un trabajo aún por concluir. En la gran mayoría de los mercados, la brecha digital es uno de esos temas inconclusos que paulatinamente han ido expandiendo su alcance para agrupar en sus múltiples definiciones conceptos como conectividad, contenido y disponibilidad de aplicaciones.

Si nos referimos a México, uno de esos temas inmortales que cada cierto tiempo resucita como el ave fénix es la Inversión Extranjera Directa (IED) en los servicios fijos de telecomunicaciones. Es importante hacer la salvedad de servicios fijos, pues no hay tope de participación extranjera para los operadores que deseen ofrecer servicios móviles. Es por tal razón que el país cuenta con la presencia de Nextel y Movistar, aunque ambos operadores pueden alegar encontrarse en desventaja –léase enfrentar costos más altos– al momento de ofrecer sus servicios al usuario mexicano.

¿A qué me refiero con costos más altos? Para responder me remito a lo que escribí en este mismo espacio en enero de este año cuando hablaba de los elementos que impulsan la inversión en un país: Se pueden mencionar cuatro ingredientes principales que estimulan la inversión:

transparencia en el marco regulatorio del país, la presencia de competencia, la eliminación de medidas proteccionistas y la creación de alianzas público-privadas . Desafortunadamente, la enorme cantidad de litigios relacionados a telecomunicaciones no sirve para proyectar transparencia de un sector urgido de una nueva normativa. Asimismo, restricciones a la inversión extranjera e impedir a los operadores lanzar nuevos servicios sirven para frenar la intensidad de la competencia. Finalmente, la inexistencia de iniciativas público-privadas reduce la posibilidad de inversión en zonas que en la actualidad carecen de infraestructura.

En México, el caso paradigmático sería el de Telmex que, al no contar con licencia de TV de paga no tiene incentivos para invertir agresivamente en modernizar su red cableada más allá de las zonas en las que enfrenta presión competitiva de otros proveedores de banda ancha. Asimismo, empresas como Movistar y Nextel ven coartada su posibilidad de incrementar la inversión en el país por la existencia de una anacrónica ley que pone límites al capital extranjero en servicios fijos. Los frenos a estas tres empresas podrían interpretarse como un subsidio a muchos de sus competidores en el mercado, ya que les exime de invertir grandes cantidades de dinero a corto plazo.

En ese momento no pude explicar bien a qué me refería con subsidio, simplemente al hecho de que el freno a la inversión, tanto nacional como extranjera, lo que hace es eliminar presión competitiva a los operadores que los fuerce a expandir de forma más agresiva la cobertura de sus redes y a acelerar los tiempos de innovación tecnológica.

Signals Telecom Consulting considera que la eliminación de trabas en la inversión extranjera en México tendría como consecuencia:

· Acelerar la consolidación del sector, sobre todo en el sector CATV. Esto no se traduce a una reducción en el número de ofertas que reciben los consumidores, sino en la creación de cableros de mayor tamaño que podrían ofrecer un contrapeso a los principales proveedores de estos servicios que existen actualmente en el mercado.

· Abre la posibilidad a Telefónica y Nextel de hacer adquisiciones de activos de telecomunicaciones fijos que les permita diversificar su presente oferta de servicios o al menos reducir sus costos operaciones presentes al no tener que contratar servicios de terceros para poder ofrecer sus servicios en el mercado, por ejemplo: servicios de backhaul.

· Incrementaría la presión en la oferta de servicios de banda ancha y TV paga, pues la inversión extranjera que llegue estaría destinada a estos segmentos. Asimismo, estimularía la proliferación de ofertas convergentes en el mercado que eventualmente incluirían servicios móviles de forma directa o por medio de un MVNO.

Sin embargo, se debe mencionar que viabilizar la inversión extranjera para servicios fijos no implicará un cambio repentino en el entorno competitivo del sector dado a la presente situación financiera de muchas empresas que en el pasado solicitaban al gobierno que se les permitiese invertir en activos fijos. En otras palabras, no se debe esperar una gran ola de inversionistas en el mercado, sino movimientos estratégicos de las empresas, siendo las principales candidatas en expandirse aquellas que ya están presentes en el mercado.

*José F. Otero es presidente de Signals Telecom Group.

Twitter: @Jose_F_Otero