De acuerdo con el reporte de oferta y demanda mundial de granos presentado el 9 de febrero por el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA, por su sigla en inglés), el aumento de la producción mundial de maíz del actual ciclo comercial será menor al crecimiento del consumo, con lo que la cobertura del inventario respecto de la demanda mundial del grano será el más bajo desde el ciclo 1993/94.

Así, la producción mundial crecerá 22.7 millones de toneladas, mientras que el consumo aumentará 26.1 millones de toneladas. De esta forma, el volumen disponible para comercialización entre septiembre del 2011 y agosto del 2012 será 3.4 millones menor al ciclo anterior, por lo que los inventarios mundiales se reducirán 2.6 por ciento.

Sin embargo, el volumen de producción podría recalcularse a la baja ajustando el volumen de inventarios al final del ciclo.

Lo anterior toda vez que USDA podría reconsiderar a la baja las estimaciones de producción en México y Argentina. Así, en los próximos meses se podría reducir el volumen disponible entre 2.0 y 2.5 millones de toneladas debido a menores rendimientos en ambos países.

A pesar de la reducción de inventarios, se prevé que los precios del grano se mantengan alrededor de 260 dólares por tonelada en mercados internacionales.

De la misma forma, el precio de maíz al mayoreo en centrales de abasto de México se puede mantener en 6,000 pesos por tonelada.

Este escenario debe ser aprovechado por los productores mexicanos. El nivel de precios actual y la anticipación con que se observan las condiciones de mercado ofrecen la oportunidad de establecer estrategias para elevar la productividad durante el próximo ciclo primavera verano.

En este sentido, los productores estadounidenses ya están avocados a identificar los recursos financieros y físicos para aprovechar las condiciones de mercado, por lo que analistas vaticinan que este año se podría alcanzar una superficie récord en la siembra de maíz en Estados Unidos.

Por otra parte, es importante recordar que en el ciclo primavera-verano la superficie sembrada es en su mayoría de temporal, lo que la hace muy sensible a la disponibilidad de lluvia. Los productores cuentan cada año con más y mejor información, así como con servicios de aseguramiento que les permiten proteger su inversión. Finalmente, el escenario demanda elevar la producción con mayor inversión y el menor riesgo posible.

*Marco Antonio Cabello Villarreal es subdirector de Diseño de Programas de FIRA. La opinión es responsabilidad del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

mcabello@fira.gob.mx