Con su resolución en materia de tarifas de interconexión telefónica, la Corte le dio palo a Telcel, que encabeza Daniel Hajj, pero benefició a Telmex, que preside Carlos Slim, porque esta operadora recibirá mayores ingresos al abaratar el costo de las llamadas de teléfono fijo a móvil.

Como Telmex, obtendrán provecho las operadoras de telefonía fija -como Axtel y Maxcom- y las cableras que ofrecen el servicio, porque tendrán mayores ingresos. Se estima que ocho de cada 10 llamadas que se registran en las operadoras de telefonía fija se dirigen y provienen de Telcel.

El otro gran perdedor por la resolución de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) es Telefónica, que preside Francisco Gil Díaz, porque dejará de recibir alrededor de 570 millones de pesos por año, de acuerdo con cálculos extraoficiales. Además, tendrá que pagar a las operadoras, como Axtel de Tomás Milmo, que le reclama la diferencia entre las tarifas de interconexión.

Es una diferencia de alrededor de 68 centavos por cada peso, de una reclamación que la empresa telefónica ha exigido desde hace por lo menos un lustro.

Axtel es una de las operadoras más beneficiadas porque mantuvo una lucha legal intensa en contra de Telcel y Telefónica y, en consecuencia, podrá reclamar diferencias en tarifas de interconexión. Adicionalmente, se verá favorecida por el efecto del abaratamiento de las llamadas telefónicas fijas a móviles que redundarán en mayores ingresos.

La telefonía fija tendrá un nuevo auge por el abaratamiento de las llamadas, previsible por la expectativa de que la reducción de las tarifas de interconexión se refleje en el costo para los usuarios de la telefonía. Esos efectos son algunos de los que tendrá la resolución de la SCJN.

Banda 2.5: MVS ofrece US7 millones; Hacienda pide US40 millones

La diferencia entre lo que pretende pagar MVS de Joaquín Vargas por la prórroga de las concesiones que mantiene en 190 Megahertz (MHz) de la banda 2.5 Gigahertz (GHz) y lo que pretende cobrarle la Secretaría de Hacienda, que encabeza Ernesto Cordero, es abismal. MVS ha puesto sobre la mesa una oferta de 7 millones de dólares por cada MHz, lo que da alrededor de 1,330 millones de dólares por mantener los 190 MHz que actualmente tiene.

Mientras que la Secretaría de Hacienda pretende cobrar una cantidad que ronda entre los 5,700 millones de dólares y 7,600 millones de dólares.

La dependencia del Ejecutivo federal basa sus cálculos en los promedios internacionales que marcan un precio de entre 30 millones y 40 millones de dólares por cada uno de los 190 MHz. Por eso es que está resultando tan complicado que encuentren un punto de acuerdo.

Sin embargo, el diálogo entre las partes se mantiene. En la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), que encabeza Dionisio Pérez Jácome, están convencidos de que sí es posible alcanzar un acuerdo, siempre y cuando en MVS acepten pagar un mayor monto y aplicar un modelo de negocio más competitivo.

Además del precio o la contraprestación económica que busca recaudar el gobierno federal, el tema está complicado por el modelo de negocio que se establecería para la explotación del espectro radioeléctrico que representa el futuro de las telecomunicaciones. De hecho, el consorcio de concesionarios que recientemente hizo público MVS -para presionar mediáticamente a las autoridades- no dista mucho de lo que han venido platicando directamente con la SCT.

En esa dependencia ven con buenos ojos la constitución de un consorcio de concesionarios, pero prefieren que sea un consorcio en el que participen competidores reales y no sólo cuates o allegados a MVS.

Lo que es una realidad es que Dionisio Pérez Jácome está convencido de que más vale un acuerdo que permita dar el salto en competitividad, por el avance que en materia de telecomunicaciones se lograría, con la explotación más próxima de la banda 2.5 GHz.

La alternativa es un litigio muy largo e impredecible, por la vía del rescate de la banda 2.5 GHz.

Por lo pronto, México vive el peor de los escenarios: MVS mantiene una porción de espectro radioeléctrico muy considerable que no utiliza y por cuya propiedad está luchando infatigablemente.

CUENTOS VERAS

Para relevar a Rafael del Villar como Comisionado de la Comisión Federal de Telecomunicaciones se mencionan los nombres de Pascual García de Alba y Héctor Olavarría. Para Subsecretario de Comunicaciones de la SCT, entre otros se menciona a Gerardo Sánchez Henkel.