El pasado 20 de octubre, durante la conferencia de prensa del presidente Andrés Manuel López Obrador, la secretaria de Seguridad y Protección Ciudadana, Rosa Icela Rodríguez, dijo, entre otras cosas, esto:

“En cuanto al homicidio doloso, de enero a septiembre de 2021 con respecto al año anterior, disminuyó 3.4% (...) Uno de los indicadores que se llevan diariamente es el que tiene que ver con el homicidio doloso por entidad federativa. Continuamos en seis estados la concentración del 50% de víctimas de este delito, estos estados son Guanajuato, Baja California, Michoacán, Estado de México, Chihuahua y Jalisco”.

Los números a los que se refirió la funcionaria son por el total de asesinatos, que durante los primeros nueve meses del año fueron 21,495. Y, también de acuerdo con ella, 2,149 o el 10% se cometieron en Guanajuato; 2,087 o el 9.7% en Baja California; 1,633 o el 7.6% en Michoacán; 1,719 o el 8% en el Estado de México; 1,583 o el 7.4% en Chihuahua; y 1,413 o el 6.6% en Jalisco.

En suma, para esos seis estados: 10,584 o el 49.2% del total nacional.

Curiosamente, Rosa Icela omitió mencionar a Sonora, en donde en el mismo periodo también se cometieron más de 1,000 asesinatos, 1,207 para ser precisos, o el 5.6% del total nacional.

Ahora bien, difundir solo los números absolutos, como lo hizo ella, es no presentar un cuadro completo de la realidad. Lo que debería haber presentado son las tasas de homicidios dolosos por cada 100,000 habitantes, porque éstas son más útiles que los números absolutos para comparar lo que sucede en diferentes ciudades, municipios, estados y países.

Si comparamos tasas de homicidio doloso, tendremos que los siete estados que registraron las mayores tasas durante los primeros nueve meses del año son: Baja California (56.56), Zacatecas (50.6), Colima (45.91), Chihuahua (41.26), Sonora (38.80), Morelos (36.13), Guanajuato (34.22).

De acuerdo con esta medición ya no figuran tres de los seis estados que mencionó la secretaria Rodríguez: Jalisco, México y Michoacán, cuyas tasas de homicidio son 16.64, 9.77 y 33.62, respectivamente, pero sí Colima, Morelos, Sonora y Zacatecas.

Aquí es conveniente recordar que la Organización Mundial de la Salud ha afirmado que existe una epidemia de homicidios cuando la tasa es de 10 o más.

Así, por sus bajas tasas de asesinatos, solo 13 de las 32 entidades se han librado de la mortal epidemia y son: Aguascalientes (3.58), Baja California Sur (4.75), Campeche (7.18), Coahuila (3.31), Chiapas (5.82), CDMX (7.90), Durango (5.36), México (9.77), Puebla (8,85), Querétaro (6.08), Tlaxcala (6.38), Veracruz (9.75) y Yucatán (1.62).

No tengo la menor duda de que Rosa Icela de alguna manera busca desprestigiar a los gobiernos de los estados que mencionó el 20 de octubre. México es gobernado por un priista, Jalisco por un emecista, Guanajuato y Chihuahua por panistas. Michoacán hasta hace algunas semanas lo gobernó un perredista mientras que en Baja California un morenista gobierna desde noviembre de 2019 y tal vez se quiere crear la impresión de que no le dio tiempo de componer el desastre que dejaron décadas de gobiernos panistas.

¿Intentó la secretaria manipular los datos de algo tan doloroso como son los homicidios con tal de desprestigiar a la oposición?

Facebook: Eduardo J Ruiz-Healy

Instagram: ruizhealy

Sitio: ruizhealytimes.com

Eduardo Ruiz-Healy

Periodista y productor

Columna invitada

Opinador, columnista, conferencista, media trainer, 35 años de experiencia en medios de comunicación, microempresario.

Lee más de este autor