El 27 de diciembre, en este mismo espacio se brindó una explicación respecto de las dimensiones económico–financieras del cambio climático y de la necesidad de contar con instrumentos financieros adecuados para mitigar dicho fenómeno.

A continuación, compartimos las primeras conclusiones al respecto que derivan del Taller Instrumentos Financieros para Promover la Sostenibilidad y la Mitigación del Cambio Climático, realizado el pasado 29 y 30 de noviembre en FIRA.

1. Identificación de fallas de mercado. Para diseñar programas o instrumentos financieros que impulsen el desarrollo de proyectos amigables con el medio ambiente, en primer lugar, es necesario identificar el problema de mercado que se desea solventar y la manera en que dicho problema afecta o impide el flujo de inversiones hacia los proyectos. Asimismo, se debe de tener claro el mercado objetivo de la institución financiera y tomar en cuenta la problemática específica del sector de atención de la misma. La correcta identificación del problema y del entorno permitirá reducir el riesgo en las inversiones, elevar la probabilidad de éxito de los nuevos programas y productos, y diseñar productos financieros más efectivos. Además, es importante tomar en cuenta que el identificar el problema también permite reconocer nuevas áreas de negocio.

2. Estructuración de la demanda. Al lanzar cualquier nuevo producto financiero, se debe contar con un mercado objetivo preparado para recibirlo y que demande efectivamente el mismo. En el caso de productos financieros verdes, es importante fortalecer la demanda de dichos productos, ya que si bien la mayoría de los empresarios tienen interés en contrarrestar los efectos del cambio climático, les resulta difícil identificar los medios para conseguirlo. Existen diversas maneras para lograr estimular la demanda; sin embargo, se considera que, en términos generales, la asistencia técnica sin condicionalidad de utilización de recursos o apoyos de algún organismo o institución es uno de los mejores instrumentos. Cabe destacar que el no identificar estas áreas de mejora en sus negocios representa perder una oportunidad de lograr ser más competitivos y realizar sus actividades con mayor eficiencia, al mismo tiempo que mitigan riesgos ambientales y sociales en sus actividades.

3. Construcción de capacidades. Para lograr superar las barreras financieras que enfrentan los proyectos verdes, es necesario fortalecer el conocimiento que exista en los intermediarios financieros y en los empresarios al respecto de las dimensiones del problema ambiental (concientización), de las oportunidades de solución que existen (tecnología y estructuración de proyectos), de las opciones financieras y específicamente de financiamiento que existen tanto a nivel nacional como internacional.

En otra ocasión habremos de mencionar algunas consideraciones con respecto a la identificación y puesta en marcha de las mejores prácticas y características de instrumentos financieros efectivos para el impulso de proyectos verdes.

*Erick Rodríguez Maldonado es especialista de la Subdirección de Banca de Inversión y Nuevos Productos de FIRA. La opinión es responsabilidad del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA. [email protected]