¿Qué significa votar bien? Significa ejercer la responsabilidad antes, durante y después del acto electoral. Si fuera un acto carnal, implicaría preliminares, clímax, respeto y responsabilidad posterior. Si usted está viendo hoy quiénes son los candidatos y no tiene la más remota idea de cuál funciona, ya va mal. Llegará sin preliminares al domingo, sin calentamiento. Si no quiere que le dé un torsón o haya decepciones el domingo, sugiero que comience a pensar a la velocidad del rayo si quiere castigar, confiar en otro, confiar en lo mismo o premiar. Al menos eso servirá de calentamiento. 

Ahora, si cree que el domingo se agota la tarea, también va por mal camino. No. ¿En serio, creía que el domingo era la final? ¿Que después de ese clímax se podía fumar un cigarro y pensar en otros pendientes? Uf, no. Me permito informarle que el domingo es el arranque. Ese día comienzan la segunda mitad de la administración federal, los próximos seis años de 15 gubernaturas y los próximos tres años de gobiernos municipales y congresos locales. Ese día es el inicio de lo que tendrá Guerrero con Mario Moreno o con Félix Salgado (digo, Evelyn), al frente de la silla o en la oposición. El PRI no quedará manco si gana Morena y Morena no quedará mudo si gana el tricolor. 

Pongo el ejemplo de Guerrero porque sirve para ver con claridad lo que se juega y por qué se necesita votar bien. Las opciones en ese hermoso pero alebrestado estado quizá no son atractivas para mucha gente, pero aún se puede reflexionar: ¿quiero premiar, quiero castigar, quiero cambiar, quiero confiar? Perfectamente me doy cuenta de que no incluyo en la reflexión las propuestas. Si encuentra una, me avisa, pero lo que sí debe saber es que ninguna alternativa partidista es la solución al atolondrado mundo humano ni a sus problemas en casa. Con que identifique lo que significa cada opción para la continuidad, el equilibrio, la eficiencia o la taradez, es suficiente para votar. 

Después qué sigue. Por la noche habrá emociones, pero pasemos de largo la jornada con todo y su noche. Al día siguiente, comenzará el impacto inmediato del acto. ¿Qué se estará gestando? Los protagonistas gritarán triunfo y llevarán papeles a los tribunales. No se achicopale con eso. Es lo normal en una democracia. Algunas casillas deberán ser anuladas, algunos resultados serán ratificados y después del jaloneo se entregarán las constancias a los ganadores. Votar bien significa estar consciente de eso. Significa aceptar los resultados cuando se agotan las quejas e implica respetar al que ganó sin menospreciar al que perdió. Ojo con esto. Es parte de votar bien. 

Si usted es inteligente y quiere vivir en un país con libertad, eficiencia productiva, menos pobreza, buena recolección de basura, seguridad patrimonial y armonía en la calle, deberá seguir ejerciendo con responsabilidad su labor ciudadana, pues nada de eso se lo garantiza la boleta del 6 de junio. 

Lo que puede funcionar es que, además de la boleta y después de los alegatos y el respeto, hagamos de la vida pública una reflexión constante, tanto dentro de los partidos, como fuera de ellos, con énfasis afuera. Buscar el país que queremos implica sacar las cartas de los grandes temas sin exaltaciones infantiles que provengan del púlpito presidencial o los altavoces empresariales. Implica cuestionar la militarización y saludar la pluralidad, respetar las reglas del juego o cambiarlas respetando las reglas para cambiarlas, requiere discutir las ideas para detectar las que son buenas y las que no, para abrazar las funcionales y descartar las nocivas. 

De eso se trata esto y a eso me refiero con votar bien. Yo votaré contra la erosión institucional, pero no pretendo que usted vea el mundo como yo. Votar bien es entender el acto electoral, asumir sus preliminares y aceptar la responsabilidad continua con uno, con el otro y con lo que salga. 

Ivabelle Arroyo

Politóloga

La Sopa

Ivabelle Arroyo Ulloa es politóloga y analista, con 24 años de trayectoria periodística. Es jurado del Premio Alemán de Periodismo Walter Reuter en México. Dirige una revista digital sobre política capitalina y escribe para medios jaliscienses.

Lee más de este autor