Las grandes acciones de gobierno son fruto de recios liderazgos que, cabe advertir, nunca prosperan solos. Forzosamente se hacen acompañar de manos experimentadas, voluntades comprometidas y lucidez de mente.

Hoy como nunca antes, México requiere sinergias efectivas en todos los niveles.

La seguridad pública se ubica, sin duda alguna, en el primer lugar de la lista de prioridades nacionales, lo que coloca a las instituciones encargadas y a los mandos responsables de su desempeño entre los actores llamados a garantizar su logro. En este contexto, el diseño estratégico, seguimiento puntual y el establecimiento de criterios para el funcionamiento de las dependencias gubernamentales involucradas son exigencias urgentes. Trabajar en favor de un sistema de seguridad pública confiable y eficiente no es una opción ni labor de rutina, es un objetivo impostergable, uno de los más imperiosos para México. La sociedad sigue gritando: Si no pueden, ¡renuncien! y, sin embargo, ningún alto servidor público renuncia espontáneamente a pesar de que la terrible inseguridad del país.

Los desafíos son gigantescos y los rezagos numerosos, pero ante la maraña de limitaciones hay evidencias que hacen pensar que hay buenas alternativas.

Hoy vemos en el escenario político a pocas personas con sobrado compromiso, como es el caso de Álvaro Vizcaíno Zamora, quien desde 2013 ha coordinado el Sistema de Desarrollo Policial de la Policía Federal, donde ha colaborado activamente para combatir la improvisación e impulsar la renovación de los cuerpos policiales. Vizcaíno es mencionado como candidato idóneo para asumir una responsabilidad aún más compleja y delicada: el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), órgano administrativo desconcentrado de la Secretaría de Gobernación, en sustitución de Felipe de Jesús Muñoz.

Alvaro Vizcaíno, al contar con una buena trayectoria en la administración pública federal, tanto en el Instituto Nacional de Ciencias Penales (Inacipe), la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), la PGR y como ex secretario ejecutivo adjunto del SESNSP, resulta idóneo para ejecutar los acuerdos del Consejo Nacional de Seguridad Pública, coordinar a las instituciones de seguridad pública de los tres niveles de gobierno y coadyuvar para garantizar un sistema de seguridad pública confiable.

La ratificación del titular del SESNSP corresponde al Senado de la República, conscientes de que es un órgano operativo, eje de coordinación entre las instancias federales, estatales y municipales responsables de la función de salvaguardar la integridad de las personas, la seguridad ciudadana y de preservar el orden y la paz públicos.

Buenas señales

Pruebas de fuego tienen enfrente los responsables de coordinar y dar vigencia a las políticas públicas nacionales, especialmente los encargados de la Estrategia de Seguridad del Estado. Estas tareas extraordinarias reclaman líderes extraordinarios. Miguel Angel Osorio Chong, secretario de Gobernación, y Renato Sales Heredia, Comisionado Nacional de Seguridad, saben que la cuenta regresiva de la actual administración anima para proponer a Vizcaíno al frente del SESNSP.

Confiamos en que la seguridad pública tendrá nuevos bríos. No hay lugar ni tempo para espontáneos. Resulta una buena práctica política el nombrar a servidores públicos con experiencia probada.

Leyes para tu Bien ®

Twitter: @requena_cr