Parecería una broma del Día de los Inocentes, pero no: Lagrimita y Costel, los payasos de voz pitluta y polémicas con las bailarinas del Canal 4 de Televisa Guadalajara buscarán ser candidatos independientes.

El padre competiría por la alcaldía de la capital de Jalisco; su hijo encabezaría la planilla de regidores.

La política es un circo, literalmente. Y los artistas creen que los abanderados de los partidos hacen más payasadas. Qué mejor que un bis a bis en los comicios del próximo 7 de julio. ¡Qué barato! ¿Qué barato?

Gracias a la televisión y a su circo, Guillermo Lagrimita y Costel Cienfuegos Sifuentes gozan de más fama que la mayoría de la clase política jalisciense, pero si su registro fuera admitido por la delegación local del INE, no podría utilizar su imagen en la boleta electoral.

Y es que los magistrados de la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación definieron que las fotografías no pueden representar a los candidatos y, por ende, no deben incluirse en la boleta electoral

Realmente las fotografías son una imagen que puede ser, incluso, hasta distorsionada. Hay fotografías maquilladas , estableció el magistrado Manuel González Oropeza en la más reciente sesión pública.

El magistrado presidente José Alejandro Luna Ramos secundó tal disquisición. La fotografía o silueta del candidato no lo identifica plenamente ante la sociedad, porque la imagen de las personas es cambiante y puede depender, muchas veces, de un buen fotógrafo.

Incluso hay fotografías en que quisiera yo parecerme realmente a la persona que aparece ahí, y no es la viva imagen que uno representa .

La hipocresía de los magistrados electorales no resiste un vistazo al sitio web del TEPJF (www.te.gob.mx), donde puede observarse la imagen de al menos cuatro de ellos -incluido Luna Ramos- con fotos de estudio y Photoshop.

En esta comedia de absurdos y distorsiones legales fueron los consejeros electorales, en su interpretación de la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales, quienes acordaron prohibir a los candidatos independientes incluir su fotografía o su silueta.

El 23 de diciembre, los magistrados de la sala superior del Tribunal Electoral dictaron sentencia sobre el juicio para la protección de los derechos político-electorales 2808/2014, promovido por Mario Antonio Hurtado de Mendoza Bátiz, para controvertir del acuerdo 273/2014 del Consejo General del Instituto Nacional Electoral.

Hurtado de Mendoza Bátiz es contador público, egresado de la UABC y radicado en Tijuana.

Acudió al Tribunal para controvertir el requisito impuesto por el INE a los candidatos independientes de recabar apoyos de al menos 2% de los ciudadanos inscritos en la lista nominal en el distrito electoral donde quieran competir contra los abanderados de los partidos y las coaliciones.

Y no sólo eso, sino que se quejó por lo que consideró un inequitativo acceso al financiamiento público y a los tiempos en radio y televisión, pues la autoridad electoral dividiría ambas prerrogativas entre todos los candidatos independientes que obtuvieran su registro en un distrito, como si se tratara de un solo partido político.

El magistrado ponente, Constancio Carrasco Daza, estimó inoperantes los agravios aducidos por Hurtado de Mendoza Bátiz debido a que los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación ya habían sancionado sobre la constitucionalidad de la reforma político-electoral que habían impugnado el PRD, el PT y Movimiento Ciudadano.

Y respecto de la prohibición al uso de la silueta o la fotografía, tampoco consideró un exceso.

Al contrario, el acuerdo de los consejeros electorales garantiza que la impresión de las boletas electorales se apegue al marco normativo vigente.

El magistrado Salvador Nava Gomar consideró que la utilización de la imagen de los candidatos independientes podría equilibrar la identificación partidista, pero está prohibido por la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales .

De facto provocaríamos un problema de inequidad en la contienda , advirtió el magistrado Pedro Esteban Penagos, de permitírsele a los candidatos independientes que en la boleta vaya su fotografía; también tendría que permitírseles a los candidatos de los partidos .

En la deliberación pública sobre esta queja -antes de la sesión, los magistrados resuelven en privado- recordaron los ominosos antecedentes: en el 2000, Vicente Fox Quesada quiso acompañar con una silueta suya (de cuerpo completo, haciendo una V , en señal de triunfo) el emblema de la coalición PAN-PVEM, pero los juzgadores electorales se pronunciaron en contra. Y en el 2006, a raíz de la solicitud formulada por el entonces priísta Mario López Valdés, en Sinaloa, y Ernesto de Lucas Hopkins, en Sonora, accedieron a que las boletas incluyeran el alias con que eran mayormente conocidos o popularmente conocidos en su entidad, porque eso sí los identifica como la persona que realmente va a contender .