En la primera entrega de esta nota de análisis comenté las complicaciones y retos del sector agroalimentario debido al contexto internacional. En esta segunda parte mencionaré cómo FIRA, integrante de la banca de desarrollo que coordina la SHCP, contribuye a mitigar los fenómenos que impactan directamente en los productos del sector agroalimentario

A través del esquema Volatilidad de Precios de FIRA se financian proyectos de inversión en tres áreas de acción: productividad, diversificación geográfica y almacenamiento, de 19 productos.

El tipo de proyectos a financiar considera exclusivamente créditos de largo plazo para inversión fija, refaccionarios y operaciones de arrendamiento financiero.

Otro producto financiero de FIRA es la Garantía de Pago Oportuno para Proyectos de Inversión, cuyo propósito es dar certidumbre a los intermediarios financieros que atienden a productores y empresas del sector agroalimentario, el cual estimula el financiamiento de nuevos proyectos de inversión, con lo que se garantiza al intermediario la rápida recuperación del crédito ante situaciones que pudieran presentarse por aspectos de quebranto o impago.

En cuanto a las plantaciones forestales, el cultivo de limón persa, nogal, naranja y agave, por mencionar algunos, son proyectos con periodos de larga maduración en donde FIRA puso en marcha el Programa de Financiamiento y Apoyos para Cultivos Perennes y Proyectos de Larga Maduración, cuyo objetivo es capitalizar y modernizar a las empresas mediante créditos de largo plazo, considerando que durante sus primeros años de operación no generan ingresos.

Por lo que respecta al programa PROFERTIL, su beneficio se orienta al otorgamiento de créditos para capital de trabajo, prendarios y reportos, que se destinen a compra consolidada de insumos agrícolas.

Los principales beneficiarios de este programa son las organizaciones de productores y entidades que masifiquen o faciliten el crédito para sus socios.

Siguiendo esa línea constante de innovación, FIRA instrumentó el Programa de Apoyo a Proyectos Sostenibles, cuya característica principal es facilitar el acceso al crédito a proyectos de inversión en los sectores agropecuario, forestal, pesquero y rural, que generen beneficios al medio ambiente y/o mejoren la capacidad de mitigación y/o adaptación al cambio climático: biodigestores, energía renovable, uso eficiente del agua, ecoturismo, uso eficiente de la energía, biocombustibles, entre otros, como ejemplos se encuentra el Centro de Desarrollo Tecnológico Villadiego de FIRA, en donde se instalaron paneles solares para generar electricidad beneficiando la operación de dicho centro.

También, a través del Programa de Apoyo a Proyectos Sostenibles, FIRA apoya a empresas productoras de cerdos en el establecimiento de biodigestores, mediante los cuales se obtiene gas para uso doméstico y generación de electricidad.

Ante los tiempos de reto, puedo decir que la producción de mercancías requiere inversiones para infraestructura y capital de trabajo, donde se facilite la vinculación de proveedores con la agroindustria, con la intención de que se agregue valor a dicha producción, incrementar la competitividad de las exportaciones agroalimentarias y fortalecer el mercado interno.

Por tales razones, la innovación de productos, el conocimiento, la creatividad y tecnología son herramientas indispensables para competir exitosamente, sobre las cuales FIRA trabaja permanentemente.

*Raúl Torres López es Subdirector de Desarrollo de Productos y Servicios de FIRA. La opinión es responsabilidad del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

[email protected]