A iniciativa del presidente de Televisa, Emilio Azcárraga Jean, los medios de comunicación difundirán historias de los héroes anónimos que todos los días hacen cosas positivas por México.

Será una cadena nacional privada, diferente a las tradicionales cadenas nacionales que utiliza el gobierno mexicano para difundir mensajes del Presidente de la República o del gobierno federal.

Participarán, además de Televisa: TV Azteca, de Ricardo Salinas Pliego; Grupo Fórmula, de Rogerio Azcárraga; Cadena Tres, de Olegario Vázquez Aldir y entre los medios de comunicación destaca El Economista.

Se trata de una iniciativa de los medios de comunicación privados que se han unido para promover la buena imagen de todos aquellos mexicanos que diariamente hacen algo en favor de sus familias, comunidades, localidades y del país.

Muy al estilo de las televisoras, se organizará una especie de reality show, en el que participarán proyectos empresariales con impacto social. Habrá un jurado muy serio en el que participará la empresa más seria en tel tema: Ashoka, que encabeza en México Armando Laborde.

Es un esfuerzo privado en el que por voluntad propia se busca dar una imagen completa de la realidad en México.Enhorabuena.

Cofetel, ¿madruguete?

Hay quienes aseguran que en la Cofetel está latente la posibilidad de un madruguete en la recta final para la elección de su presidente, que hasta hoy es Héctor Osuna.

La decisión tendrían que tomarla los comisionados integrantes del pleno del organismo regulador, antes del próximo 21 de junio, fecha en la que termina el periodo de Osuna. La tensión entre los comisionados está al máximo, porque el nuevo Presidente tendrá que ser electo de entre ellos mismos.

Para hoy, los comisionados fueron convocados y aseguran fuentes cercanas, originalmente estaba prevista en la orden del día la revisión del proceso de elección, pero al final fue eliminada.

Sin embargo, hay inquietud entre los comisionados por la posibilidad de que pudiera registrarse un madruguete en los próximos días. Y es que -cuentan, los que están cerca del proceso-, la semana pasada se registró una intentona en ese sentido.

Ocurrió que sin siquiera haber estado en la orden del día, al final de la sesión José Luis Peralta abrió el tema. Previamente, Peralta había sido el primero en destaparse para la presidencia de la Cofetel. Y la semana pasada, de manera inesperada, se habría autodescartado y pronunciado en favor de Ernesto Gil Elorduy.

El presidente en funciones, Osuna, habría dicho que él no estaba atado a la silla y también se habría pronunciado en favor de Gil Elorduy. Sólo quedaban por pronunciarse Rafael del Villar y Gonzalo Martínez Pous. Del Villar optó por desacreditar a Gil Elorduy, mientras que Martínez Pous dijo que no se podía llevar a cabo una votación en esos términos. Martínez Pous optó por salirse de la reunión y Del Villar lo siguió. Así se habría reventado el intento de madruguete.

Para hoy está convocado el pleno de comisionados, pero no está prevista en la orden del día la revisión del procedimiento de elección del Presidente de Cofetel.

Hay preocupación entre algunos de los comisionados: temen un madruguete.

CUENTOS VERAS

Marcelo Ebrard hizo mal en la forma pero bien en el fondo, al cancelar la licitación para la construcción de un tranvía en la ciudad de México.

Al final de cuentas, se trató de una historia que se truncó por el precio. La empresa Alstom, que integró a un consorcio de nueve compañías y que participó en posición única, no se bajó lo suficiente y el gobierno capitalino tuvo que declararla desierta.

Bien por el Jefe de Gobierno, por la decisión de fondo, al cancelar la licitación.

Y por otra parte, aunque en su equipo aseguran que no incurrió en irregularidad alguna, al anunciar la cancelación en entrevista radiofónica, antes de notificarlo a los postores, lo cierto es que por lo menos sí fue un error en la forma.

De acuerdo con el director de Transporte Eléctrico, Rufino León, Ebrard les dio dos meses para presentar alternativas que bien podrían ser bajo un modelo de contratación distinta o una red de trolebuses.

En la licitación de las bandas 1.7 y 1.9, hasta ayer se había puesto sobre la mesa una cifra de 858 millones de pesos, subiendo de 815 millones previos.