Afortunadamente, bajó el tono de la discusión entre México y Estados Unidos, ya se dio banderazo para el inicio de las negociaciones oficiales por parte de los dos equipos económicos, a pesar de las supestas filtraciones de la conversación que todos han desmentido. Sin entrar al debate sobre lo que es o debe ser, quisiera centrarme en explorar más a fondo esta importante relación comercial.

En primer lugar situemos a nuestro país en el terreno de las exportaciones. Los países que más exportaron en el 2015 fueron: China, con cerca de 2.3 billones de dólares (bdd), Estados Unidos, 1.5 bdd y Alemania, 1.3 bdd. México se ubicó en el lugar 13 de la lista, con exportaciones cercanas a los 400,000 millones de dólares, esto es la cuarta parte de lo que exporta Estados Unidos, por su parte Canadá tiene un dato ligeramente mayor a lo que reporta nuestro país. Los tres países que integran el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) están en los primeros 13 exportadores a nivel mundial.

De los tres miembros del TLCAN, el que mayor dependencia tiene de sus exportaciones es México, después Canadá y por último Estados Unidos. Nuestro país exporta el equivalente a 33% del PIB, Canadá exporta 26% de su PIB, mientras que Estados Unidos tiene una de las más bajas relaciones de exportaciones-PIB del mundo, donde lo que vende al exterior representa únicamente 8% de su PIB.

Las exportaciones de México han tenido una tasa de crecimiento anual mayor a 11% desde el 2009. El principal destino de lo que vendemos al mundo es Estados Unidos,a donde llega 73% ; el siguiente destino de nuestros productos es Canadá con una significativamente menor proporción, ya que ellos reciben únicamente 6% de nuestras exportaciones.

Por su parte, para Estados Unidos, 13% de lo que vende al mundo llega a México (194,000 millones de dólares), somos el segundo país a donde más exportan después de Canadá (241,000 millones de dólares), el otro miembro del TLCAN, y en tercer lugar está China con 134,000 millones de dólares; por su parte, las importaciones que recibe Estados Unidos de México representan 13% del total de sus compras. Después de China y Canadá, somos el tercer país que más exportaciones coloca en Estados Unidos, seguidos de Japón y Alemania.

La relación comercial que se vislumbra cada vez más complicada e incluso imposible de negociar, nos hace recordar que la diversificación es una vez más la opción más viable. México desde hace más de 20 años mantiene tratados de libre comercio con diversas naciones, a la fecha se tiene registro de 12 con más de 40 países, pero se deben estrechar lazos con más socios comerciales, aumentar el intercambio con los ya existentes, además de aprovechar nuestras ventajas en la conexión con flujos comerciales globales y nuestra ubicación geográfica.

Es mandatorio abrir más mercados. En los últimos días se trabaja fuertemente con América Latina y el Caribe; y con Europa y Asia. En estas negociaciones se debe cuidar el fortalecimiento del mercado interno, mejorar la productividad y en consecuencia, alcanzar mejores salarios para la mano de obra mexicana.

Descartar la relación comercial con Estados Unidos en el corto plazo no es factible, sería una hecatombe para la industria exportadora mexicana y también para las empresas estadounidenses en México y eso obliga a que las negociaciones sean tratadas a profundidad y con la mayor apertura por ambos países. Por lo pronto, aplaudimos que sea México el que impulse no romper la relación bilateral, manteniendo el diálogo de forma diplomática, como dos naciones independientes, importantes y cercanas, no vía mensajes en Twitter como los nuevos políticos pretenden imponer. ¡Hasta nuestro próximo encuentro!

*Presidente de la Federación de Colegios de Economistas de la República Mexicana, AC.