Es un error suponer que el próximo domingo cuando lea el presidente Andrés Manuel López Obrador su Primer Informe de Gobierno dará a conocer algo distinto a su visión de la suma de acciones durante los primeros nueve meses de su gobierno.

Es una tontería pedir que haya autocrítica. Sería un hecho sin precedente, pues ningún presidente de la República lo ha hecho, salvo algunos que reconocieron al final lo que no pudieron hacer. Pero, a querer o no habrá un ejercicio de introspectiva.

Una cosa es lo que se dirá y otra, muy distinta, son los juicios y valoraciones que haga el presidente de sus colaboradores, porque, aunque no hable públicamente de insuficiencias, fallas e ineficacias, sí habrá echado una mirada al espejo de la realidad de su gobierno.

Seguridad: ¿importa el ánimo de militares?

La muerte de un coronel en Michoacán y un capitán en Guerrero ha destacado el riesgo que a diario corren soldados, marinos y guardias nacionales, pero también han mostrado que la política de seguridad del gobierno de la República pareciera ser ajena al sentir de los militares de México.

Es cierto que los militares conocen los riesgos de su carrera, pero también es cierto que lo que no experimentaron antes son las consecuencias de la decisión del mando civil de no responder agresiones, aunque significan humillar la dignidad del uniforme.

La frecuencia de tales humillaciones, la sensación de impotencia puede conducir al desánimo, a la desmoralización de los soldados, marinos y guardias nacionales. Uno se pregunta si los mandos civiles ya calcularon los efectos de una generalizada desmoralización.

A los diplomáticos no les alcanzará la vida

Explicable, aunque no justificable, que como resultado de la austeridad la Secretaría de Economía cierre representaciones comerciales en el extranjero, no entendible, sin embargo, que piensen que esas tareas bien puede hacerlas el personal de embajadas y consulados.

Si a eso le suma la tarea de atender a migrantes y a mexicanos en el extranjero, de hacerse cargo de la promoción turística, de la promoción comercial y de la atracción de inversiones, la obvia pregunta es si alguien en el gobierno descubrió alguna fórmula mágica para la productividad.

Porque uno hace cuentas y se pregunta si a los diplomáticos mexicanos les alcanzará el tiempo y las fuerzas para tantas tareas, todas muy importantes. Creo que, como dicen, a ese paso no les alcanzará la vida para hacerlas bien.

NOTAS EN REMOLINO

El próximo jueves, al asistir el presidente López Obrador a la plenaria de los legisladores federales de Morena, podríamos tener un atisbo de lo que el jefe del Estado mexicano entiende por “sana distancia” de la política de su partido... Por cierto, la mayoría de los que saben de cosas del presupuesto afirma que los subejercicios en el gasto público forman parte de la curva de aprendizaje de los nuevos funcionarios. Bueno... No debemos culpar a la SEP ni a la Conaliteg porque faltaron de repartir 5% de los libros de texto. Nada pudieron hacer los funcionarios del sector educativo ante los retrasos provocados por los “cuenta clips” ... La próxima semana estará otra vez a examen por Washington la política migratoria de México. Veremos si ratifican el buen comportamiento o si, pese a ello, nos dicen que tenemos que hacer algo para que no crucen la frontera las drogas que consumen sus ciudadanos... Porfirio Muñoz Ledo, vivo, como siempre, elogió que haya tantas denuncias contra malos funcionarios presentadas por la Secretaría de la Función Pública, pero también criticó que la Fiscalía General de la República no haya consignado a ningún funcionario. En el afán de congraciarse con la titular de la SFP, a don Porfirio se le olvidó que el fiscal es autónomo y que consigna sólo por delitos cuando tiene pruebas, no por faltas administrativas...

José Fonseca

Periodista Político

Café Político