Tuvo razón el coordinador de los diputados de Morena, Mario Delgado. En el festejo del Zócalo prevaleció, pese al tiempo transcurrido, la euforia de los partidarios del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Partidarios, seguidores e invitados especiales atestiguaron que, pese a las circunstancias, está en plena forma el presidente al rendir “su informe”. En habilidosa mezcla de estadísticas y narrativas de campaña, citó al general Francisco J. Múgica: “Hechos, no palabras”.

Apoyado en el respaldo de seis de cada 10 mexicanos, el informe acumuló larga lista de cifras, conceptos y repetición de promesas de un presidente en campaña, las cuales serán sometidas a la prueba del tiempo, pues como político realista sabe que en algún momento las aclamaciones serán exigencias.

Austeridad: ¿sin criterio y sentido común?

A pesar de que la austeridad republicana del gobierno lopezobradorista ha sido señalada una y otra vez, como política pública emblemática ha tenido efectos no previstos en la eficiencia de las actividades del gobierno de la República.

Quejas por subejercicios presupuestales, falta de mantenimiento de vehículos y equipamiento, como los elevadores de Pemex, la queja, pública y publicada, asfixiados por facturas no pagadas en el ISSSTE o el affaire del Imer.

Pruebas de que no importa la más clara política pública. Siempre tropezarán con la condición humana, la cual provoca que la austeridad —López Obrador dixit— sufra por las faltas de criterio y de sentido común. Cada uno que se pruebe el saco.

Indispensable, construcción de liderazgos

Hasta los más distraídos observadores de los asuntos políticos de la República saben —y saben bien—, que, a un año de la elección presidencial del 2018, los partidos de oposición no han logrado recuperarse.

Los diagnósticos son distintos, porque muchas veces, más de lo deseable, reflejan análisis que son resultado de visiones prejuiciosas sobre los partidos de oposición, pero el hecho es que es opinión unánime que la oposición necesita liderazgos.

La renovación de las dirigencias nacionales en el PRI y, si los anayistas lo permiten, en el PAN, son la ocasión para que cada formación política inicie la lenta, farragosa y paciente tarea de construir liderazgos nuevos, que soporten razonablemente la prueba de la elección intermedia y luego, bueno, luego ya se verá.

NOTAS EN REMOLINO

Muy satisfecho el ministro de la Suprema Corte de Justicia y expresidente del pleno, Luis María Aguilar, porque el informe de la Auditoría Superior de la Federación no encontró irregularidades en los fondos de fideicomisos federales canalizados para construir centros de justicia en el país... Para no desperdiciar el viaje, el canciller Marcelo Ebrard se entrevistó en Beijing con el vicepresidente de China, Wang Qishan. Hablaron de inversiones en México... Ha dicho la jefa de Gobierno de CDMX, claudia sheinbaum, que su objetivo es eliminar los abusos. Valdría la pena hablar con Sergio Sarmiento, que hizo una denuncia la semana pasada... Al cierre de este espacio siguió atorada en el Senado la ley de austeridad, pues, pese a los esfuerzos del coordinador morenista Ricardo Monreal, hay senadores de la mayoría no convencidos de que sea razonable una veda de 10 años para trabajar en el sector privado a los exfuncionarios... Escandalosa la cifra de homicidios en junio. Sumaron 2,543, la cifra más alta de la historia en un periodo de 30 días... Una pena que los mismos reporteros digan que, antes del 2018, las elecciones se ganaban fraudulentamente. ¿Nadie puede decirles que esa es una soberana tontería?

JoséFonseca

Periodista Político

Café Político