En lo que va de la administración del presidente Felipe Calderón, se generaron los nada despreciables 2 millones 131,148 empleos formales en el país, con lo cual se registraron 15.70 millones de cotizantes en el IMSS.

La cifra, que comprende el periodo que va de diciembre del 2006 a junio de este año, no es para desdeñarse, pero lamentablemente sí es insuficiente para las necesidades que tiene México en materia laboral.

Se estima que año con año cerca de 1 millón de personas se incorporan a la Población Económicamente Activa (PEA), es decir, al grupo de personas en edad de trabajar.

Bajo esa perspectiva, la demanda laboral en el periodo aumentó en aproximadamente 5.5 millones de plazas, lo que significa que el número de empleos formales que se crearon apenas representó 39% de las necesidades reales de la nación.

Ahora bien, con respecto al crecimiento de la informalidad también se quedó corta. Según el INEGI, alrededor de 2.59 millones de individuos se sumaron a ese sector de diciembre del 2006 a mayo de este año, es decir, 464,000 personas más que el número de nuevas plazas registradas. Sólo para dimensionar, esta última cifra representa cerca de cuatro veces el Estadio Azteca lleno. En total, en la economía subterránea -como le denominan algunos analistas- laboran 14 millones de habitantes, aproximadamente.

Las cifras dejan en claro que una de las deudas de la segunda administración panista en el país, y futuro reto del próximo Presidente, es la generación de empleo, no sólo en cantidad, sino en calidad. Claro, tampoco hay que perder de vista que en este sexenio se vivió una de las peores crisis económicas de la historia moderna, lo cual -sin duda- afectó los resultados.

Datos por estados

Con excepción de Guerrero, el resto de las 32 entidades federativas registraron un saldo positivo en la creación de fuentes de trabajo durante el periodo referido. Una decena de éstas concentró 70% de los empleos generados. Se trata del DF, Nuevo León, Estado de México, Jalisco, Guanajuato, Coahuila, Veracruz Querétaro, Puebla y Sonora. Cabe destacar que en la ciudad de México se registraron 15 de cada 100 plazas nuevas de los últimos 66 meses.

Nos resta esperar el cierre del sexenio. Por las cifras reportadas hasta el momento, todo indica que no se superarán los 2.5 millones de registros adicionales en los libros del IMSS al término de éste.