El uso de la mediación debería ser un estándar en las estrategias de cobranza del sector financiero, con leyes en todos los estados que ayuden a esta práctica.

De los mexicanos, 23%vive en una casa que financió el Infonavit, siendo éste responsable de administrar 5 millones de créditos.

Infonavit es responsable de administrar el fondo nacional de la vivienda, que se conforma con los ahorros de millones de trabajadores. La única forma de asegurar que el ahorro de los trabajadores se conserve e incremente con el tiempo es mantener como institución una total y absoluta ortodoxia en el otorgamiento de crédito y en la recuperación de los mismos.

De los mexicanos, 23% vive en una casa que ha sido financiada por el Infonavit, siendo éste responsable de administrar una cartera de 5 millones de préstamos a nivel nacional. Ante esta realidad, el modelo de administración de cartera del Instituto no puede apegarse únicamente a criterios mercantiles, sino que debe honrar el sentido social que le dio vida hace 40 años.

Con el Infonavit hemos logrado lo que aparentemente parecería imposible: hacer compatibles los conceptos de cobranza y social.

Desde el 2009, con su modelo de cobranza social, alberga diversas opciones que se ajustan a diferentes situaciones y problemáticas de 1.6 millones de trabajadores que han redocumentado su préstamo y salvaguardado su patrimonio.

Los esquemas financieros no pueden seguir siendo camisas de fuerza y la evolución natural de esta cobranza social en Infonavit es la figura legal de la mediación, que ha probado su efectividad para dirimir diferencias en temas de derecho familiar y civil, pero desaprovechada en el mercado hipotecario.

Un mediador es un profesional certificado que facilita y orienta la comunicación entre las partes y, en el caso del Infonavit, ha comenzado a tejer su historia logrando acuerdos que beneficien al trabajador y a su familia.

A través de esta figura, instituciones y acreditados evitan largos, costosos y desgastantes juicios. Aprovechando la intervención del mediador, se puede alcanzar un acuerdo y ratificarlo ante la autoridad judicial en un par de semanas o máximo un mes, mientras que un juicio hipotecario puede tomar hasta tres años; el costo de la Mediación representa menos de la tercera parte de lo que se debe invertir en un juicio hipotecario.

En Infonavit somos pioneros en el uso de la mediación para resolver problemas hipotecarios, y desde su implantación en el 2009 a la fecha, se ha logrado que más de 25,000 personas conserven su patrimonio, brindándoles tranquilidad a ellos y a sus familias.

Cualquier acreditado del Infonavit puede solicitar los servicios de un mediador en todo el país. Pero vale la pena destacar casos de éxito utilizando esta figura en los estados de Aguascalientes, Nuevo León y el Distrito Federal, en donde hemos contado con el apoyo incondicional de los centros de Justicia Alternativa locales, quienes aprobaron leyes y han generado convenios en beneficio de nuestros acreditados.

Nos dimos cuenta de que esto no era suficiente y había que explorar nuevos horizontes, por eso nos dimos a la tarea de contribuir a formar nuevos mediadores. Actualmente, contamos con la colaboración de 300 mediadores privados que apoyan también de forma gratuita y profesional.

El uso de la mediación debería ser un estándar en las estrategias de cobranza del sector financiero, con leyes en todos los estados que permitan respaldar esta alternativa de solución.

En la mediación hemos encontrado una fórmula ideal para conjugar la cobranza y lo social.

@vmborras / www.bajounmismotecho.mx