¿Qué pasa en la industria aérea mexicana? ¿Los precios que pagamos los pasajeros son altos o son bajos? ¿Hay competencia o no entre las aerolíneas? ¿Es suficiente o no el actual Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México?

Para empezar, la respuesta a esta última pregunta es que el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México es insuficiente.

De hecho, es un cuello de botella no sólo para la aviación, sino para el crecimiento económico del país.

Y es que la industria aérea puede hacer todos los convenios bilaterales o incluso tener cielos abiertos, pero si no hay en dónde aterricen los aviones, siempre será un problema que al final le pega al pasajero porque 75% de las demoras que tienen las aerolíneas es debido principalmente al problema de saturación en el aeropuerto.

Ése es el diagnóstico del recientemente reelecto presidente de la Cámara Nacional de la Industria Aérea (Canaero), Abraham Zamora.

El dirigente del gremio derriba prácticamente todos los mitos y leyendas que se han generado alrededor de la industria aérea que, -reconoce-, se explica en parte por la falta de capacidad de la propia industria para comunicar mejor con el público consumidor.

Para empezar, afirma que aunque popularmente se asevera que las tarifas de los vuelos han aumentado entre 30 y 40%, lo cierto es que las cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) lo desmienten.

De acuerdo con el organismo responsable de dar seguimiento a las estadísticas sobre las que se basa el Índice de Precios al Consumidor, en realidad las tarifas aéreas bajaron.

El INEGI tiene un índice de pasajeros por vía aérea y la inflación.

Del periodo de enero del 2009 a diciembre del 2012, el índice de pasajeros por aire se ha incrementado en 6.11%, mientras que la inflación aumentó en ese periodo 15.99 por ciento.

En consecuencia afirma Zamora el precio que han pagado los consumidores por los vuelos ha sido menor en términos reales, a pesar de que el precio del combustible es el principal insumo que se ha incrementado al doble en el mismo periodo.

Lo que han hecho las líneas aéreas es internalizar una parte importante del precio del petróleo para evitar impactarlo en el precio de las tarifas al consumidor.

Sin embargo, lo que también es cierto es que la cultura de los consumidores todavía no permea a todos los sectores. Hay un gran número de pasajeros que compra en temporadas altas o en los puentes, cuando, normalmente, por la estacionalidad de la oferta y la demanda del mercado, las tarifas son altas.

Por cuanto a las competencia entre las líneas aéreas, el Presidente de la Canaero asegura que en México se registra competencia bajo estándares internacionales: la industria aérea es muy competida.

A la fecha, la Canaero opera Grupo Aeroméxico, que tiene 38% del mercado doméstico; Interjet, 24%; Volaris, 20%, y VivaAerobus, 2.5 por ciento.

Hay cinco operadores; entre Volaris e Interjet tienen 44% del mercado.

Comparado con Brasil, en México, el mercado se ha diversificado, y en el mercado carioca se ha concentrado.

En Brasil, las cifras a diciembre del 2012: la empresa Gol registró 34.4% del mercado y TAM, 43.7 por ciento.

Eso quiere decir que ambos competidores tienen 80% del mercado, caso muy similar al que México tuvo hace algunos años, cuando existían prácticamente de manera exclusiva Aeroméxico y Mexicana de Aviación, que llegaron a tener un poco más de 75% del mercado.

Hoy, en el mercado mexicano, el operador más importante es Aeroméxico, que tiene 38%, y otros competidores tienen 62% del mercado. Eso en el mercado doméstico. En la parte internacional, Aeroméxico tiene 14.5 por ciento.

Para el Presidente de la Canaero lo que falta en el mercado mexicano es más que competencia: una mayor competitividad en la industria.

Se tiene que avanzar para tener una estructura de costos más competitiva; tener insumos que la hagan más accesible a los pasajeros.

Ya se registró en México una etapa de mucha competencia en la aviación en el periodo 2005-2007 y la conclusión es que si no se arreglan los temas estructurales, los temas de competitividad, la competencia lo que genera son precios artificialmente bajos y al final deriva en la salida de los operadores que no pueden con el canibalismo tarifario.

Así es como ve la industria aérea el recientemente electo presidente de la Canaero, Abraham Zamora.

CUENTOS VERAS

Sin duda se trata de un hit más del secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, la solución a la guerra del tomate. No hay que olvidar que se trata de un mercado, el de EU, al que México vende 2,000 millones de dólares. Ésa fue la cantidad que registró en el 2011. Enhorabuena.

Twitter: @marco_mares

[email protected]