De acuerdo con la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), la inclusión financiera es el acceso y uso de una gama de productos y servicios financieros por parte de la población, bajo una regulación apropiada que cuida los intereses de los usuarios del sistema y fomenta sus capacidades financieras.

De esta forma, algunos de los indicadores básicos para medir esta inclusión son el uso y acceso a los servicios financieros. En este sentido, desde el punto de vista del acceso destacan variables como el número de sucursales, cajeros automáticos y terminales punto de venta.

De acuerdo con la regionalización establecida por Fideicomisos Instituidos en Relación con la Agricultura (FIRA), en cuanto al número, destaca la región sur con el mayor número de sucursales bancarias y sucursales de banca de desarrollo.

Por su parte, la región occidente ocupa el segundo lugar en cuanto a sucursales bancarias, pero el primer lugar en cuanto a sucursales de cooperativas. En tanto, en la región norte del país existe la presencia tanto de la banca comercial, la banca de desarrollo, cooperativas y microfinancieras, pero en menor medida que en la región sur y occidente.

Así, en la región noroeste destaca la ausencia de las cooperativas; sin embargo, la región sureste es la que presenta el mayor rezago en cuanto al acceso a servicios financieros se refiere.

Por otro lado, de acuerdo con información de la CNBV, existen 2,456 municipios a nivel nacional, de los cuales 28% corresponde a municipios rurales; es decir, donde la población es menor a 5,000 habitantes.

En este sentido, los estados con mayor población rural son Oaxaca, Yucatán y Puebla, que en conjunto concentran 70% de la población rural del país.

De esta manera, la tareas pendientes hacen referencia a varios aspectos: una mayor penetración y cobertura para el acceso a los servicios financieros en el país, sobre todo en el sector rural, una mayor y mejor educación financiera a los usuarios de los servicios, así como fortalecer a los intermediarios financieros con capacitaciones, certificaciones y sanas prácticas financieras. Con lo anterior, en un corto y mediano plazo, la inclusión financiera mejorará en el país.

*José Ramón Ojeda Ledesma es especialista de la Subdirección de Evaluación de Programas de FIRA. La opinión es del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

[email protected]