En la nota previa se destacaron las ventajas de los seguros agropecuarios, principalmente en unidades de producción de pequeña y mediana escala, dada su vulnerabilidad ante situaciones que afectan la producción. Asimismo, se destacó que el mercado nacional de seguros agropecuarios avanza en su consolidación y que el uso de seguros, si bien es estable, tiene potencial para ampliarse. En la presente edición se tocará este último tema

Del 2011 al 2015, el monto de las primas de seguro emitidas en el ramo agrícola y de animales se mantuvo alrededor de 1% con respecto al valor total de las primas del país. En el 2015, el valor del ramo mencionado superó 3,800 millones de pesos, de los cuales la agricultura concentró 84% y la actividad pecuaria 16 por ciento.

Dada la relevancia de la producción nacional de granos, los cultivos de maíz, sorgo, frijol y trigo concentraron 71% del valor de las primas agrícolas emitidas para ese año; por su parte, el ganado bovino, el atún y los porcinos agregaron 96% de las correspondientes a la actividad pecuaria (Comisión Nacional de Seguros y Fianzas). Si bien los seguros se concentran en las principales cadenas agrícolas y pecuarias, hay oportunidad de crecimiento y existen opciones y recursos que los productores pueden considerar para acceder a esta herramienta de protección.

La oferta principal de seguros agropecuarios se concentra en los fondos de aseguramiento de los propios productores. Estas figuras usualmente desarrollan productos específicos a las actividades de sus socios y, dado que brindan protección mutual y sin fines de lucro, suelen ofrecer costos bajos.

Asimismo, las aseguradoras privadas cuentan con servicios de características y coberturas diferentes que los interesados pueden elegir según sus requerimientos.

En adición, instituciones como la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación y Agroasemex destinan apoyos para que los productores de bajos ingresos y de regiones prioritarias cuenten con seguros catastróficos, para disminuir el costo de las primas de seguros que los productores adquieren y para fortalecer el funcionamiento de los fondos de aseguramiento, entre otros.

Asimismo, los Fideicomisos Instituidos en Relación con la Agricultura (FIRA), como parte de la banca de desarrollo que coordina la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, contribuye con la administración de riesgos de los productores prioritarios.

Principalmente canaliza apoyos para el desarrollo de conocimientos y utilización de Fondos de inversión y contingencia para el desarrollo, seguros y fondos de aseguramiento; además, implementa programas especiales para apoyar a los productores afectados por desastres naturales y emergencias sanitarias, financieras, de mercado, entre otras.

De esta manera, diversos actores concurren en la consolidación y ampliación del mercado de aseguramiento agropecuario nacional, como una vía para impulsar el desarrollo del sector rural.

*Xóchitl Gil Camacho, especialista de la Subdirección de Evaluación de Programas. La opinión es de la autora y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

[email protected]