La pandemia del Covid-19 lleva su curso con una contención en China, donde se registran cerca de 82,000 casos con 3,293 fallecidos al 26 de marzo, lo que implica una tasa de mortalidad superior a 4 por ciento

A la fecha, se han recuperado 74,051 personas, por lo que se encuentran en padecimiento o aislamiento 4,617 ciudadanos en un país de más de 1,400 millones de habitantes.

Las cifras en China son optimistas; sin embargo, el foco actualmente está en los casos internacionales que mantienen un crecimiento exponencial: los casos superan los 400,000 y la tasa de mortalidad es mayor, ubicándose en 4.6 por ciento.

Europa es afectada por las condiciones de temperatura y humedad en la zona que propicia una mayor permanencia del virus en las superficies, así como la edad promedio mayor en la población que resulta más afectada por la enfermedad.

Ahora el foco está en Estados Unidos, que ha mostrado recientemente crecimientos superiores al resto de los países, impulsados primero por la ola de infecciones en California y el estado de Washington y posteriormente los casos en Nueva York, originados principalmente por la importación procedente de Europa.

La interconectividad y una limitada información acerca del nuevo virus en las primeras semanas han disparado los casos en todos los estados de la Unión Americana, lo que llevó al presidente Donald Trump a declarar el estado de emergencia y establecer medidas de contención en los próximos 15 días, dados a conocer el pasado 16 de marzo.

En seis de los últimos nueve días, los casos nuevos en las últimas 24 horas han representado más de 30% de los acumulados respecto al día previo. Esto ha tenido un fuerte impacto en los mercados de capitales de EU, una reacción a la tasa acelerada de la transmisión y su impacto económico en la población, en los sistemas de salud y en diversos sectores que han disminuido de manera abrupta su actividad comercial o productiva.

Al 26 de marzo, los casos totales de infección por coronavirus en EU totalizaron 79,465. Midiendo los casos en el vecino país del norte, en una escala logarítmica y comparándolos con los casos en la provincia de Hubei, China, origen de la pandemia global, hasta los primeros 60 días del primer caso reportado en cada región se observa un comportamiento similar.

No obstante, a partir del tercer mes podemos ver un crecimiento más acelerado en la tasa de transmisión por varias razones: el tamaño relativo de la población y su dispersión geográfica e interconectividad (5.6 y 55 veces mayor a Hubei, respectivamente) y la certeza que tenemos de que EU no impondrá una cuarentena rígida total a la población como sucedió en Hubei.

Dado lo anterior, podemos considerar que la tasa de contagio sería mayor que lo observado en Hubei en una razón de 3:1 y plantear una tendencia que ubica el máximo de contagios en un mes a partir de la fecha de este reporte.

Esto implica un contagio de aproximadamente 1.5 millones de estadounidenses, y con una tasa marginal decreciente de 100 puntos base cada 24 horas.

Con ello, considerando el perfil de edad y enfermedades subyacentes de la población, podemos estimar una tasa de mortalidad entre 4 y 4.5%, resultando en 20 decesos por cada 100,000 habitantes.

Esto es poco más de 65,000 decesos en esta primer etapa de la pandemia.

Esta tasa de mortalidad es mucho menor respecto de las principales causas de muerte reportadas en EU e implica un incremento de 2% en la tasa de mortalidad total que se ubica en 863.8 por cada 100,000 habitantes.

Esta estadística ofrece un grado de certidumbre acerca de la evolución de la pandemia en la economía más importante del mundo.

Los mercados de capitales han sido extremadamente sensibles a la evolución de la pandemia por lo que consideramos necesario un seguimiento diario para acompañar las estrategias de inversión en los portafolios. La volatilidad de los mercados responderá a la rapidez con que la curva de contagios llegue a su máximo nivel. Los datos más recientes demuestran una evolución más agresiva que otros países como Italia y España.

Pero el caso base implica un contagio de cerca de 500 personas por cada 100,000 habitantes, una tasa cuatro veces superior a la observada en la provincia de Hubei, China. Actualmente, EU reporta una tasa de contagio de 24.3 personas por cada 100,000 habitantes, inferior a 123 en Italia y 115 en Hubei, respectivamente.

Consideramos que la pandemia tendrá un impacto económico negativo con una caída de doble dígito en el PIB de EU en el primer trimestre del año en curso y negativo en el acumulado 2020, pero conforme se reduzca la curva de contagios y se alcance el punto máximo de la misma, obtendremos paulatinamente la inmunidad de la población y con ello, una apreciación importante en el mercado de capitales incluyendo los sectores más afectados.

*Alberto Carrillo, analista senior de Signum Research.