Mantener tasa cero en el Impuesto al Valor Agregado (IVA) de alimentos y medicinas en México es uno de los mayores gastos fiscales en que incurre el gobierno federal año con año.

No cobrar el gravamen en ambos rubros generará un hoyo fiscal en las finanzas públicas del país de 160,162 millones de pesos en el 2012, es decir, 1.04% del Producto Interno Bruto (PIB) esperado, de acuerdo con la Secretaría de Hacienda. La cifra equivale a 40% de la deuda estatal al primer trimestre de este año (390,000 millones), aproximadamente.

En alimentos la suma será de 145,940 millones de pesos, mientras que en medicinas, de 14,222 millones.

Para el 2013, el monto total será de 172,068 millones de pesos. Si bien en términos absolutos es mayor que el estimado para este año, representará el mismo porcentaje del PIB que en el 2012.

Según la Secretaría de Hacienda, al igual que el subsidio a la gasolina, el beneficio de mantener tasa cero en IVA de alimentos y medicinas beneficia en mayor medida a los que más tienen.

El primer decil de ingresos (el sector de la población que menos recursos concentra) se ve favorecido con apenas 3.8% del gasto fiscal, mientras que el decil 10 (el que tiene mayores recursos), con 13.4 por ciento. En medicinas pasa lo mismo, el decil 1 sólo concentra 2%, mientras que el 10, más de 30 por ciento.

Ante ese panorama, las propuestas de reforma fiscal de algunos especialistas apuestan por homologar el IVA en ambos rubros a la tasa actual (16 por ciento). Sin embargo, existe otro grupo de expertos que asegura ser una medida inviable por las afectaciones que ocasionaría al bolsillo de la población de menores ingresos.

La tasa cero en el IVA de medicinas y alimentos representará 27.7% de los gastos fiscales de este año. Los tratamientos diferenciados o preferenciales que existen en el sistema tributario en México costarán a la Federación hasta 3.75% del PIB previsto para el 2012.

A decir de la dependencia, las arcas del gobierno federal dejarán de percibir por deducciones, exenciones, tasas reducidas, regímenes sectoriales, créditos fiscales, facilidades administrativas y subsidios 577,256 millones de pesos, cerca de 16% del presupuesto de ingresos del 2012, considerando la deuda.