En la lucha por eliminar el Impuesto Empresarial a Tasa Única (IETU), se registra el resquebrajamiento de la Iniciativa Privada.

La Coparmex, encabezada por Gerardo Gutiérrez Candiani, insiste en sustituir el IETU por un gravamen híbrido y único que concentre lo mejor del Impuesto Sobre la Renta (ISR) y lo mejor del propio IETU.

Y, por su parte, sorpresivamente la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin) desiste y acepta pagar el IETU después de tres años de insistir en su eliminación.

Bastó una reunión del dirigente de los industriales con el titular de las finanzas públicas para salir convencido de que no hay manera de sustituir los ingresos que se generan con el IETU. El próximo 30 de junio vence el plazo para que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) entregue a la Comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados una evaluación sobre la conveniencia de derogar diversas disposiciones contenidas en la ley del ISR.

En los últimos días arreció el reclamo por parte de los empresarios. Gutiérrez Candiani ha sido persistente en la transformación del impuesto controvertido. Por otra parte, la posición de la Concamin ayer cambió radicalmente.

Aunque el secretario de Hacienda, Ernesto Cordero, de inmediato defendió al IETU, el poderoso sindicato patronal no quita el dedo del renglón. No así la Concamin, encabezada por Salomón Presburger, que aparentemente ya entró al redil y aceptó las razones de Hacienda. A raíz del destape de Cordero como precandidato a la Presidencia de la República, las presiones de sus contendientes se han intensificado y ahora parece que inicia la presión por parte de un sector importante de los empresarios, que evidentemente busca aprovechar la coyuntura para presionar al funcionario.

IETU, las razones de la Coparmex

La Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) argumenta que debe aprovecharse la oportunidad de que en este mes de junio la SHCP revise la viabilidad del gravamen para determinar si se mantiene o si se modifica. No es una petición nueva. La Coparmex propuso el año pasado una reforma hacendaria que incluyera la desaparición del IETU y dejar un impuesto único.

En ese sentido, la Coparmex tiene varios argumentos: podría ser un gravamen híbrido con lo mejor del IETU y del ISR que facilite el cumplimiento de obligaciones fiscales, que acote regímenes preferenciales e incentive la formación de capital, al permitirle la deducción de activos para que ayude a generar riqueza. Del IETU podría mantenerse la deducción acelerada de inversiones cuando se adquieren activos.

Debe procurarse al mismo tiempo la sustentabilidad de las finanzas públicas y la promoción de inversión del ahorro y del empleo. El camino para generar una mayor tasa de crecimiento económico pasa por un sistema de impuestos más competitivo que detone la inversión.

La crítica de Coparmex es contundente al mostrar que el IETU no ha sido eficiente en el objetivo recaudatorio.

La organización empresarial asegura que las proyecciones en objetivos fijados en la ley de ingresos no ha alcanzado el presupuesto.

En el 2008, la recaudación del IETU fue menor en 33%; en el 2009 fue menor en 19%; en el 2010,fue inferior en 15% y en lo que va del año el registro está por debajo en 18% respecto del presupuesto.

Además de su ineficiencia recaudatoria, advierte Gutiérrez Candiani, el IETU ha obligado a los contribuyentes a tener mayores dificultades administrativas al tener que hacer dos cálculos entre los dos impuestos que se tienen que determinar con bases distintas, lo que hace más complejo el pago del gravamen. Al mismo tiempo, el dirigente empresarial asegura que en esa organización siempre han estado en desacuerdo con quienes evaden el pago de impuestos. El Secretario de Hacienda ha dicho que el IETU es un impuesto de control y revira a quienes critican su baja recaudación que, en cambio, ha aumentado el pago del ISR.

Por lo pronto el tema ya dividió a los empresarios.

Autos chocolate, nada todavía

En la negociación del tema de los autos chocolate todavía no hay nada para nadie.

Ayer se canceló la reunión del secretario de Economía, Bruno Ferrari, y los representantes de la industria automotriz.

Sin embargo, los dirigentes de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz, Eduardo Solís, de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores, Guillermo Prieto; Raúl del Campo, de la Ford; Mauricio Kuri, de General Motors; Alfonso Romero, de Volkswagen; Mónica Fernández, de Nissan, y Salvador Ledón, de Chrysler, se reunieron con funcionarios de la Subsecretaría de Industria.

La reunión se realizó en buenos términos, pero no hubo mayor avance. Continuarán las conversaciones la próxima semana, cuando regrese de su gira por Europa el secretario de Economía, Bruno Ferrari.

Los representantes de la industria automotriz reconocen la buena disposición del titular de la dependencia, pero todavía no hay un arreglo en torno del decreto de importación de autos usados. El nudo está en el artículo 4 del proyecto de decreto que está en la Comisión Federal de Mejora Regulatoria que prevé una mayor apertura a la importación de autos usados.

CUENTOS VERAS

Dos armadoras europeas están a punto de anunciar millonarias inversiones para colocar sus plantas en México. A la fecha, tales marcas, cuyos nombres se guardan bajo el más estricto secreto, hoy tienen presencia en el país, pero con autos importados.