A Tonny Martins le ha tocado celebrar los 90 años de operaciones de IBM en México. Asumió la presidencia y la dirección general de la compañía en noviembre de 2016 con dos cosas claras: ser un actor protagónico en la transformación digital y acompañar a sus socios comerciales en el desarrollo de nuevos modelos de negocio. Para lograr los objetivos, Martins se propuso trabajar con una nueva cultura corporativa al interior de la compañía; cambió los trajes sastre por pantalones de mezclilla y puso atención al talento y la cultura de liderazgo en IBM. "La idea es tener un mindset digital en todos los lugares de la empresa, un enfoque en la transformación digital", dijo Martins, en entrevista con El Economista.

Esta nueva cultura corporativa descansa en distintos pilares, que van desde la reputación digital de la comunidad de IBM México, para desarrollar experiencia en proyectos relevantes y tener influencia en el ecosistema digital; la transformación del liderazgo digital, con programas de mentoría académica, práctica y de comportamiento —"Se trata de colaborar con líderes en una nueva era menos jerárquica"—; la extensión de los negocios, para integrar a los socios comerciales en el ecosistema de transformación de IBM, y el trabajo permanente con emprendedores en áreas clave para la compañía, como blockchain, cómputo cognitivo. En este último punto, aseguró Martins, IBM México se está acercando con centros universitarios y clientes para robustecer el ciclo. "Tenemos la fortuna de atraer talento y seguiremos apostando por el talento", dijo el ejecutivo.

La estrategia de negocio de Martins se ha enfocado en cinco dimensiones: nuevos modelos de negocio, nuevos procesos alineados a las expectativas, arquitectura de soluciones (aplicativos), ventajas de tecnológicas (internet de las cosas, movilidad, computación cuántica) y un cambio cultural, que implica las innovaciones de cultura corporativa que ha emprendido en la compañía. "Se trata de cambiar la forma de operar, cambiar la percepción y mejorar los contenidos para lograr influencia y liderazgo", dijo.

Martins tomó la dirección de la compañía en medio de la incertidumbre en los negocios provocada por el tipo de cambio del peso frente al dólar. De hecho, las operaciones de IBM México reportaron un decrecimiento en 2016 de 14.5% respecto al año previo, debido principalmente a la cotización de la moneda. Aunque se trata de una situación similar a la registrada en otros países de América Latina, que contribuyó a que el negocio de IBM en la región registrara un menor avance por quinto año consecutivo, de acuerdo con los reportes financieros de la compañía.

[email protected]