Estimado Jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera:

Creo que tuvo pequeños errores de cálculo en sus grandes ideas ecológicas, y se lo digo con todo respeto.

Su plan de no circula sabatino, es perfecto para una Ciudad que tiene transporte público eficiente y suficiente o bien, para quien tiene una bici, o capacidad económica para pagar la tarjeta de las bicis de cinco o cuatro miembros de familia. Lamento informarle que no es el caso en la Ciudad de México.

Hace un año, cuando aumentó el costo del boleto del Metro, se comprometió a mejorar el servicio y aumentar el número de trenes; se comprometió a mejorar los tiempos de recorrido y discúlpeme, se lo digo como usuaria. No he sentido cambio alguno.

Sobra decir que tras el la gran idea de sacar de circulación a los vehículos de más de nueve años durante el fin de semana, es decir, de ampliar las características de los automóviles para que dejen de circular dos fines de semana al mes, que entró en vigor este año, tampoco le permitió sensibilizar a los capitalinos sobre el respeto al ciclista.

Mucho menos le dio tiempo a usted, señor Miguel Ángel Mancera, de planear la vialidad para que los micros, camiones de carga y trailers, puedan circular sin poner en riesgo a las familias que tendrán que jugarse la vida, para ir a una fiesta o bien, al paseo sabatino.

Ya ni le digo de la dificultad que tendremos las familias para comprar una bici a cada miembro, y menos un auto que circule en sábado, con todo y el aumento salarial que usted está promoviendo.

Siento decirle, señor Mancera, que para mí, como para muchas familias, esta ha dejado de ser la "ciudad de la esperanza" que ha promovido su partido. Otra rayita más al tigre para un partido político que ha estado en el poder de la ciudad por más de 18 años.

Gracias, y disculpe el atrevimiento al fijarle estas imperfecciones de su plan ecológico.

Yolanda Morales Quiroga