El pasado viernes, a las 0:00 horas, llegó a su término la fase electoral llamada intercampaña. La intercampaña, diría don Perogrullo de la Lactancia y la Obviedad, es el período que va entre la precampaña y la campaña. Si hubiera alguna lectora o algún lector al que la definición le pareciera insuficiente, agregaré lo que escuché decir a la consejera del Instituto Nacional Electoral, Pamela San Martín: “La precampaña es una contienda interna; la campaña es una contienda externa y la intercampaña se pensó para dirimir los conflictos al interior de los partidos”. Lo cual significa que durante el tiempo transcurrido entre el 12 de febrero y el 29 de marzo, los partidos tuvieron 46 días para dirimir sus conflictos internos, los visibles porque los invisibles, es decir aquellos de los que los ciudadanos no nos enteramos que existen y que son variados, profusos y por debajo de la mesa, esos permanecerán y al paso de la carreta se irán acomodando las calabazas, como dijo don José López Portillo y Pacheco —es apellido no estado provocado por ingerir alguna sustancia que altere la percepción—.

La cuestión es que en los primeros minutos del pasado viernes, Viernes Santo, dio comienzo la madre de todas las elecciones. El próximo 1º de julio estarán en disputa, en todo el país, 3,326 cargos de elección popular; entre ellos el de Presidente de la República. Por este amable conducto, las autoridades correspondientes, hacen una cordial invitación a toda la ciudadanía a escuchar, durante 90 días, sea en forma de anuncios de radio y televisión, entrevistas televisivas y/o radiofónicas o directamente de boca de los interesados palabras que prometen, palabras que ofenden, palabras que mienten y, tal vez, ¿por qué no?, por ahí habrá una palabra que convenza y por allá otra que persuada.

Ya es definitivo que en la boleta: en el arrancadero del hipódromo electoral para el Gran Derby de Los Pinos 2018-2024 ya están listos —primero las yeguas— Margarita, de la cuadra independiente aunque para los conocedores sólo es una escisión de la cuadra blanquiazul. Margarita llevará como jinete a Felipillo, jockey especialista en Margaritas, es capaz de tomarse tres antes del desayuno.

Por cierto, una vez más, se prueba que el nuestro es el país del no pasa nada y del todo se puede, según una nota de la redacción del periódico virtual Animal Político, el Consejo General del Instituto Nacional Electoral (INE) avaló, la madrugada de este viernes, dar a Margarita Zavala el registro como candidata independiente a la presidencia de México, aunque al revisar los apoyos que recolectaron sus auxiliares fueron ubicados en una última etapa 432 simulaciones, 212 mil 198 fotocopias de credenciales, y 6 mil 714 documentos no válidos como tarjetas de presentación o licencias de manejo. No obstante tantas irregularidades, los consejeros del INE mencionaron que los casos de apoyos ilegales que fueron registrados a favor de la señora Zavala deben seguir siendo investigados, hasta deslindar responsabilidades. (¿?) Si entendí bien, Margarita es candidata pero con serias y sospechosas deshonestidades en las firmas recabadas para su registro; de forma tal que, aun siendo candidata, van a seguir investigando los apoyos irregulares que fueron detectados a su favor. Una suposición: Margarita gana la elección, al mismo tiempo el INE detecta que su registro fue realizado de manera anómala e ilícita. ¿Qué sucede? ¿Se cancela la elección porque quien ganó hizo trampa? ¿Se hace otra elección sin que participe la candidata engañadora? ¿Se le otorga el triunfo al segundo lugar? O bien, simulamos que no pasó nada y que haiga sido como haiga sido ya tenemos presidenta.

Regresamos al arrancadero donde ya está listo Pinto, un cuaco que no pertenece a ninguna cuadra pero que por ser bicolor simpatiza con la tricolor. Como la cuadra tricolor últimamente se ha distinguido más por producir ganado porcino que ganado caballar, el propietario de la misma Enrique Peña Nieto, tuvo que disponer de Pinto, un pura sangre tecnócrata que por lo que se ha visto, está alejado del triunfo. A este caballo-ciudadano lo entrena Aurelio Nuño, caballerango primerizo que apenas está aprendiendo a aprender a ler el Programa Oficial del Hipódromo. Pretende llevar las riendas de Pinto, el jockey Enrique Ochoa, que no sabe manejar caballo. Su especialidad son los taxis. Tiene 200.

La cuadra blanquiazul de acuerdo con la naranja y con la del Sol Azteca, decidió mandar al Grand Handicap a Gandalla, potrillo queretano, audaz y atravesado como pocos. Por entrenadores no para, con él están el Jefe Diego, los Chuchos —Zambrano y Martínez— el Güero Castañeda y, como jinete, todo un hombrecito: Santiago Creel. Un problema tiene Gandalla, apenas es un potrillo y puede pandearse a la hora de la monta.

Un caso difícil de entender es el del Tabasqueño que por ser de la cuadra de Morena ocupa el carril izquierdo, aunque también representa al PES, lo que lo recorre a la derecha. Es el caballo más veterano de la carrera, por eso mismo y por su carácter imperioso, aunque en su entorno tiene buenos entrenadores; bien preparados jinetes; fans y hasta groupies; él se maneja y se monta solo. A ver si cuando finalice el Gran Derby Los Pinos 2018-2024 no se queda solo.

Una pregunta

¿Por qué no buscan al mono capuchino en los Starbucks?

[email protected]

Manuel Ajenjo

Escritor y guionista de televisión

El Privilegio de Opinar

Guionista de televisión mexicano. Conocido por haber hecho los libretos de programas como Ensalada de Locos, La carabina de Ambrosio, La Güereja y algo más, El privilegio de mandar, entre otros.