Para la industria mexicana que vivió un 2014 difícil, afectada principalmente por la reforma fiscal y el bajo crecimiento, este 2015 no se vislumbra muy diferente. En particular para la rama productora de medicamentos se espera un ejercicio muy retador. El año pasado el sector sufrió una fuerte caída de 5% y el objetivo de la industria este 2015 es crecer al menos 3%; sumando, en realidad se trata de repuntar en un nada fácil 8 por ciento.

Siendo un año de elecciones se prevé mayor movilización de dinero que abrirá espacios favorables para vender. Si bien la principal megalicitación para medicamentos del gobierno ya se hizo, puede haber cierto flujo en compras directas y especiales en regiones o estados, y eso puede ayudar a la industria este año.

Estos cálculos nos los comparte Eduardo Sosa, director general en México de la farmacéutica Aspen Labs, quien considera que en este año de retos, el objetivo primordial es recuperar al menos la caída del 2014, y en el mejor de los casos apostar a crecer un 3 o 4 por ciento; esto, en un escenario bastante dinámico donde continuarán los reacomodos con nuevos jugadores, adquisiciones y fusiones entre laboratorios.

Aspen Labs una empresa sudafricana con 160 años de vida y presencia en 150 países es uno de los laboratorios que seguirá con la cartera abierta. Del 2003 a la fecha ha invertido 207 millones de dólares en adquisiciones en México, y para este 2015 planea invertir 8 millones en infraestructura y mejora operativa. Adicionalmente, invertirá otros 25 millones de dólares a lo largo de tres años para extender la capacidad de su planta en Vallejo de producción de fórmulas infantiles y ahí mismo reactivar la producción de medicamentos que estando en manos de Pfizer quedó ociosa.

Recordemos que cuando Pfizer en el 2009 adquirió Wyeth, se quedó con un área de nutricionales incluidas las fórmulas lácteas, pero este portafolio quedó medio abandonado y terminó vendiéndolo a la suiza Nestlé. Ésta, a su vez, la vendió a Aspen, para la cual fue una medida audaz, combinada con la incorporación del imparable Carlos Abelleyra, hoy cabeza de la empresa para la región latinoamericana.

Entre los pasos firmes de la empresa, estuvo la compra de la línea de salud femenina que era de MSD y luego la contratación de Eduardo Sosa, quien trae el mismo empuje de Abelleyra. En un escenario de nulo crecimiento de la industria farmacéutica en general, Sosa sin dudar un ápice asegura que Aspen Labs triplicará ventas en los próximos cinco años para llegar al top 10 farmacéutico en México (hoy ocupa el lugar 22).

Ello implica algo inaudito: mantener el doble dígito elevando sus ventas de los 127 millones de dólares obtenidas en el 2014 a 320 millones para el 2020. Para alguna otra empresa sonaría como algo imposible, pero el dúo Abelleyra-Sosa evidentemente sabe cómo hacerlo y no duda en conseguirlo con Aspen Labs.

Para ello, entre sus planes está reactivar este año la producción de fármacos en su planta de Vallejo en principio para venta nacional, y seguir extendiendo la exportación de fórmulas nutricionales a Latinoamérica, donde aún es alta la demanda de este alimento para bebés.

Los directivos de la matriz de Aspen Labs en Sudáfrica deben estar muy complacidos con su equipo en México, pues contribuirá con una tercera parte de las ventas en Latinoamérica con miras a un despegue sin comparación.

Liomont incursiona ?en vacunas

Otra que mantiene un dinamismo constante es la mexicana Liomont, gracias a la visión y estrategias de su director general, Alfredo Rimoch. Acaba de firmar una alianza con la estadounidense Protein Sciences Corporation para vender la primera vacuna recombinante contra influenza estacional, fabricada mediante proceso biotecnológico; estará disponible en México a fines del 2015.

@maribelrcoronel