Causó revuelo en redes sociales que dijera que se necesita un fideicomiso similar al de Fobaproa.

Uff, muchos linchamientos. Pero hoy la deuda de México ya comenzó a subir, a decir de Banco de México, que encabeza Alejandro Díaz de León, más aún dicha deuda no tiene un destino que permita potencializar la economía en el mediano y largo plazo.

Es una realidad que se requiere de un fideicomiso, o estrategia, o como se le quiera llamar, que tenga un lineamiento de apoyo de corto, mediano y largo plazo, de lo contrario seguiremos viendo dinero caer al vacío.

Por que si bien es cierto el costo de la pandemia llamada Covid-19 será alto, la realidad es que las cosas en el 2018, ya venían en declive.

Si a ello le agregamos que el gasto en indemnizaciones por inversiones y proyectos echados para atrás ha sido ya más alto de lo que representan los programas actuales, el presupuesto no es nada halagüeño.

De acuerdo con la Consultoría Integralia, bajo la presidencia de Luis Carlos Ugalde, el nuevo aeropuerto requirió del 100% de los recursos presupuestados en el 2019 y logró un avance físico sólo del 3 por ciento.

Los tres proyectos restantes prácticamente no erogaron recursos en los primeros nueve meses del 2019 y no presentaron avances físicos significativos.

Es urgente tomar medidas con mayor foco en todos los mexicanos, y en toda la cadena productiva, industrial y empresarial.

México es un país donde un 95% de las empresas son pymes, pero donde los ingresos mayores de este país provienen de los grandes corporativos. Y el potencializar a las pymes, en muchos casos depende de que les vaya bien a las grandes empresas.

De acuerdo con la Cámara de Comercio Servicios y Turismo en Pequeño de la Ciudad de México, tan sólo en la CDMX se estima que probablemente 160,000 de las 315,296 micro, pequeñas y medianas empresas no volverán a abrir tras la contingencia sanitaria, y la situación económica de México.

¿Y los apoyos?  25,000 pesos se agradecen, pero no le sirven a una pyme ni para pagar una semana de sueldo, de ahí la urgencia de abrir, porque no habrá dinero que alcance, mientras no se haga un verdadero programa de deuda que sea destinada para producir, se de certeza jurídica, se respete el estado de derecho y se respeten los acuerdos comerciales.

Porque esta nueva apertura con entre 400 y 500 muertos al día por Covid-19 no era lógico, pero no hay economía que aguante.

Hablamos que las empresas estuvieron detenidas al menos ocho semanas, así que hoy están con un déficit de operación alto. El número oficial ronda los cuatro millones de pymes, de los cuales se calcula que el 50% estuvo sin posibilidad de generar ingresos durante estos meses, y los demás están más que endeudados.

No se trata de inventar el hilo negro. Podemos copiar lo que hacen otros países, quienes decidieron poner en espera el tema de las rentas, pago de impuestos, pago de créditos de manera federal. Otorgaron créditos y otorgaron apoyos, tanto a empleados como en las empresas. Sin duda sería costoso porque estaremos hablando de endeudar al país en una deuda que se podría parecer a lo que teníamos en los 80, pero el costo de no hacerlo es reducir la economía un 20 por ciento.

CONVIVIR CON EL COVID-19. Es una realidad que tenemos que aprender a convivir con el Covid-19, no podemos frenar todo mientras no haya vacuna.

En el mensaje que dio a conocer ayer 15 de junio, Ricardo Salinas Pliego, y en el cual, puedes o no estar de acuerdo. La realidad es que yo estoy de acuerdo en que no podemos frenar todo, tendemos que reinventarnos y cuidarnos más.

Creo igual que en el Estado de Derecho y en la importancia de cumplir y hacer cumplir con las leyes que tenemos. En que nos preocupa la seguridad de todos los mexicanos y por ende el llamado a las autoridades a detener el crimen. los afectados somos los mexicanos.

Marielena Vega

Conductora

Salud, dinero y negocios

Socia Cofundadora, y conductora del programa de radio Salud, Dinero y amor. Programa de finanzas, negocios, economía y bienestar.