Así como los riesgos geopolíticos, los factores climáticos pueden ser altamente desestabilizadores para el escenario económico mundial.

Esta semana se confirmó que Estados Unidos atraviesa por la peor sequía en 50 años, determinando que los precios del maíz y otros granos (soya) alcancen niveles record, superando incluso aquellos registrados durante la Crisis Alimentaria Mundial 2007-2008.

No obstante, hasta el momento no se puede hablar de una nueva crisis, debido a que el abastecimiento de trigo y arroz (los dos commodities más importantes en términos de Seguridad Alimentaria Mundial**) es abundante y sus precios se mantienen por debajo de sus peaks previos.

Asociado a factores de oferta e incertidumbre, el precio del petróleo ha continuado ganando terreno.

Si bien la economía estadounidense ha perdido momentum, el Departamento de energía informó que por tercera semana consecutiva se produjo una caída en los inventarios de crudo.

Por otro lado, Medio Oriente contribuye con incertidumbre, por el conflicto en Siria y la tensión entre Israel e Irán, que se intensificó en las últimas horas, luego que el gobierno israelí culpara a Irán del atentado bomba a un resort en Bulgaria (popular entre los israelitas).

El Primer Ministro Benjamin Netanyahu señaló que su país podría responder con el uso de la fuerza.

La pérdida de momentum en Estados Unidos es evidente. Las solicitudes iniciales de seguro de desempleo aumentaron sobre las expectativas la última semana, alcanzando 386 mil unidades.

En tanto, el índice de actividad fabril de la Reserva Federal de Filadelfia se mantuvo por tercer mes consecutivo en terreno negativo, marcando -12.9 puntos en junio, peor a lo estimado.

Además, el índice líder de la economía, elaborado por el Conference Board, cayó 0.3% en junio. Rompiendo la tendencia de las últimas semanas dentro del sector inmobiliario, las ventas de viviendas existentes cayeron 5.4% en junio, decepcionando a los analistas que estimaban un alza de 1.5 por ciento.

En el Reino Unido, las ventas retail crecieron 0.1% en junio, por debajo de las expectativas que apuntaban a un alza de 0.6 por ciento.

Los resultados corporativos continúan imponiéndose sobre los desalentadores datos de actividad económica y altos precios de ciertos commodities. Wall Street nuevamente cerró con ganancias, encabezadas por el tecnológico Nasdaq (0.8%), impulsado por los reportes de SanDisk y Microsoft. El Dow Jones y el S&P 500 anotaron alzas cercanas a 0.3 por ciento.

Con la excepción del IPSA de Santiago que cayó 0.3%, las bolsas en Latinoamérica anotaron ganancias. Estas fueron encabezadas por el Bovespa brasilero (1.4%). El Merval de Buenos Aires y el Colcap colombiano anotaron ganancias en torno a 0.3%, mientras que Lima subió 0.13% y el IPC mexicano cerró con una ganancia marginal.

Los mercados europeos continúan al alza, por el impulso del Congreso alemán y resultados corporativos. El Dax alemán ganó 1.1%, el Cac francés subió 0.9% y Londres avanzó 0.5%, similar a las bolsas de Madrid y Milán.

Los mercados de deuda siguen bajo presión, particularmente en España, donde los bonos soberanos una vez más se están transando sobre 7%, nivel considerado insostenible.

En Asia destacó el rebote de las bolsas de Corea y Taiwán, con ganancias en torno a 1.5%. China y Japón registraron alzas cercanas a 0.8%, mientras que India subió 0.6%.

* ¿Has visto alguna vez la lluvia? Hit de la banda estadounidense de rock Creedence Clearwater Revival, publicada en su disco Pendulum (1970)

** Según la Organización para la Alimentación y la Agricultura (FAO)

[email protected]